Cuando entrar a la ‘U’ resulta una decisión difícil

Imagen: Cuando entrar a la ‘U’ resulta una decisión difícil

Expertos recomiendan recibir una indicada orientación vocacional

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net


En muchos estudiantes de secundaria emergen dudas al momento de elegir una carrera universitaria

¿Qué quiere ser cuando sea grande? Es una pregunta fácil de responder para los niños, quienes muy afanosos responden: doctor, bombero, trailero, veterinaria o cantante.  Pero cuando se es adolescente las circunstancias cambian para muchos, ya que se presentan dudas en el estudiante de secundaria que le impiden saber con certeza cuál es su verdadera vocación.

La decisión más acertada depende no solo del ímpetu que el joven tenga, sino también de la orientación que haya recibido previamente, tanto de sus padres como de sus profesores.De acuerdo con Melitza Estevanovich Alpízar, orientadora del Colegio Científico de Pérez Zeledón, el proceso vocacional es algo continuo y no acaba con el título universitario; es para toda la vida, incluso, cuando la persona ejerce su profesión va descubriendo nuevas aptitudes.

“Lo principal es ayudarle a los muchachos a que se conozcan a sí mismos, se den cuenta de sus habilidades para que hagan una buena elección, así como las opciones que les da el entorno”, subrayó la orientadora.

Actualmente los centros educativos cuentan con una serie de instrumentos –de apoyo tecnológico– que ayudan a los jóvenes a encontrar sus verdaderas destrezas.  Son test de orientación vocacional que se hacen en línea y que permiten a la persona encontrar la carrera que más se adecue a sus intereses.

Además, los colegios emplean las lecciones de orientación para fortalecer en los alumnos la autoestima, el entorno en que se desenvuelven, sus habilidades.  Aunado a eso, ofrecen materiales impresos y digitales sobre los planes de estudio de las universidades públicas y privadas.


Melitza Estevanovich Alpízar, orientadora del Colegio Científico de Pérez Zeledón

Mitos. La formación de la identidad genera ansiedad en los adolescentes y la presión social que enfrentan los hace pensar que nacen para una cosa o no sirven para otra, lo cual, según expertos, es falso porque todos los seres humanos son funcionales y polifacéticos.

De igual manera cuando se piensa que una persona que no fue buena para los números en el colegio, tampoco lo será en la universidad, ya que la estructura del sistema educativo provoca muchas veces que los jóvenes pierdan el gusto por algunas materias.

Según expertos, hay casos de muchachos que en el colegio eran poco aplicados y en la universidad resultan emprendedores.

 ¿Estudio aquí o allá?

Guiselle Robles, orientadora del Liceo Unesco, señaló que el joven cuando elige una carrera debe tomar en cuenta varios aspectos: la familia, el medio, los intereses de salir del cantón, el tiempo y el dinero.

“Si un estudiante no escoge apropiadamente puede ocurrir que al final de la carrera o en el transcurso de esta, se entere de que está estudiando algo que no le agrada y en lo que no posee las habilidades”, acotó la orientadora.

Así fue el caso de Mario Marín, quien ingresó en el 2002 a estudiar la carrera de Informática Educativa en la Universidad Nacional Sede Región Brunca, pero al poco tiempo descubrió que no era lo suyo.


Mario Marín se cambió de carrera

Marín ahora estudia Enseñanza del Español en una universidad privada, pues considera que la lectura y la gramática le gustan más que la lógica y los algoritmos.

“En el colegio me dieron poca asesoría. No me arrepiento de haberme cambiado de carrera porque lo que aprendí en informática me ayudó bastante”, dijo.

Guiselle Robles indicó que se han dado casos de jóvenes de la zona que se marchan a San José porque ganaron los exámenes de admisión de las universidades, pero el problema es que no tienen claro qué van a estudiar. “Se van impulsados con la idea de desligarse de la familia y se dan cuenta que el proceso de independencia es difícil y que muchas veces no se cumplen las expectativas que se llevan”, resaltó.

La oferta académica en la región resulta atractiva, tanto en las universidades públicas como privadas, lo que motiva a la mayoría a formarse profesionalmente aquí.

Sin embargo, es importante buscar una universidad por excelencia que favorezca el  proceso formativo.  Asimismo, si el estudiante decide estudiar en San José, debe analizar muy bien las opciones que se presentan.

También existe el mito de que las universidades privadas son de mala calidad y aunque las hay, muchas sí cumplen. Por tal motivo es vital que el estudiante investigue qué tan buena es la universidad a la que desea asistir


Ivannia Jiménez quiere estudiar Adminitración de Empresas pero no sabe a cual universidad ingresar

Ronny Flores estudia Administración de Empresas en la Ulatina sede Pérez Zeledón y expresó sentirse a gusto y adaptado a la universidad y a la carrera.

“La ventaja es que en el colegio recibí ayuda por parte de las orientadoras, quienes me dieron varias opciones y esta fue la que más me interesó. Me gusta la matemática y soy una persona que afronta retos”, puntualizó.

Otro de los aspectos que deben analizar los estudiantes en estos tiempos es si la carrera que pretenden estudiar está muy saturada en el mercado, ya que podrían no conseguir trabajo rápidamente y ver frustrados sus sueños y años de esfuerzo.

Pero, ¿qué estrategias promueven las universidades?

Por ejemplo, en la Universidad Nacional Sede Región Brunca llevan a cabo varios procesos, el primero es de atención estudiantil y consiste en hacer un plan por zona: visitan a los cuartos y quintos años y les muestran la oferta académica, acceso a becas, planes de estudio, entre otros.


Juan Ernesto Flores, funcionario de la UNA

El segundo proceso se denomina “Puertas Abiertas” en el que invitan a los estudiantes de diferentes colegios de la región al campus universitario para que conozcan la gama de carreras.

Juan Ernesto Flores Aguilar, director de la Unidad de Vida Estudiantil de la UNA, considera que la orientación vocacional en los colegios está débil, pues desde noveno año, los orientadores deberían trabajar los aspectos vocacionales para definir el perfil de carrera del joven y en la región esto no se cumple.

“A partir del 2007 la UNA cuenta con un Departamento de Orientación que busca apoyar a los estudiantes en el proceso vocacional. En el 2009 implementaremos un nuevo test en el que nuestro psicólogo junto con el estudiante analizarán el área en la que tiene vocación”, afirmó.

Por su parte en la Universidad Metropolitana Castro Carazo (UMCA), sede Pérez Zeledón, asisten a ferias vocacionales para orientar a los futuros estudiantes sobre el perfil de cada carrera.

“Vamos a los colegios, llevamos vídeos de la universidad, regalías, aclaramos dudas y damos información general, principalmente brindamos lo que a ellos  les sirve para trabajar, pues no nos gusta engañarlos”, informó Marcela Sánchez, encargada de Mercadeo y Bienestar Estudiantil de la UMCA.

Sánchez agregó que cada inicio de cuatrimestre la universidad contrata a una psicóloga que atiende a los estudiantes de nuevo ingreso y realiza, con ellos, test vocacionales.

En la Ulatina y en la Universidad Internacional San Isidro Labrador UISIL participan en ferias vocacionales, en programas de radio, envían correos electrónicos con información de las carreras a los interesados, y visitan colegios.

Recomendaciones

Haga una lista de sus fortalezas, debilidades, cosas que son importantes, etc.
Piense en su entorno: Papel de la familia en su decisión o lugar donde vive.
Retome el ejercicio de eliminar las carreras que nunca estudiaría.
Anote las opciones de estudio en las que ha pensado.
Busque datos importantes sobre el campo laboral; lea reportajes, anuncios de empleos, etc.
Elabore un proyecto vocacional con tres opciones de carrera.
La carrera que elija puede servir como plataforma para especializarse en otras áreas.
Fuente: Centro de Orientación Vocacional-Ocupacional, UCR.

 


14 enero, 2009

Anúnciate Gratis