Cuando el Pérez Zeledón se inició en el futbol nacional

Pérez Zeledón Futbol Club 1962.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Aunque la historia del futbol generaleño se remonta a los propios tiempos de colonización del Valle de El General, hay una etapa claramente definida en que Pérez Zeledón remonta el Cerro de la Muerte y se convierte en un protagonista del deporte nacional.

Antes de eso, la primera etapa estuvo caracterizada por certámenes internos, en que la disputa se daba entre equipos germinados en los potreros, la pista del campo de aterrizaje y la cancha de futbol que, con los años, habría de convertirse en el parque de San Isidro de El General. Todavía algunos recuerdan: Club La Torre, Banco Nacional, La Gaviota, San Martín, Neverman, Independiente, La Y Griega…

Por aquellos días, el Pérez Zeledón también tuvo un himno: "La Selección de nosotros, la de Pérez Zeledón, anda de triunfo en triunfo..."

Por aquellos días, el Pérez Zeledón también tuvo un himno: “La Selección de nosotros, la de Pérez Zeledón, anda de triunfo en triunfo…”

Pero el futbol local se convirtió en una actividad que, en mucho, ha tenido que ver con la identidad de los generaleños, cuando, en 1962 (con la celebración del Primer Campeonato Interregional de Fútbol Aficionado de Costa Rica) se conformó una selección denominada “Pérez Zeledón Futbol Club”.

El acontecimiento es recordado, pormenorizadamente, en un reportaje histórico elaborado por el profesor Jorge Emilio Salazar Monge y publicado en la edición número 136 del periódico “El Desamparadeño”, un medio informativo que circula en Desamparados desde hace 17 años.

Salazar recuerda la iniciativa de la Federación Nacional de Futbol, comunicada al jefe político de Pérez Zeledón, Oscar López Morales por el periodista Juan Martín Guijarro (fiscal de la Federación) en que se le invitaba a participar en un campeonato en que iban a incluir equipos de San José, Alajuela, Heredia, Cartago y Guanacaste.

Los dirigentes deportivos locales convocaron a los más brillantes jugadores generaleños y conformaron y equipo que se convirtió en una revelación. Los grandes protagonistas de ese y los años posteriores fueron Desamparados y Pérez Zeledón.

La historia del futbol, en Pérez Zeledón, se remonta a los tiempos de la colonización.

La historia del futbol, en Pérez Zeledón, se remonta a los tiempos de la colonización.

Conforme lo expone Salazar, la final del campeonato de 1962 fue un acontecimiento que desató la locura colectiva de los generaleños, tanta que los aficionados invadieron la cancha y fue necesario suspender el partido durante diez minutos, para poder desalojarlos.

“El Desamparadeño” recuerda que en la final, en el partido de ida, Desamparados le había ganado a Pérez Zeledón dos goles por cero. Y dice:

“En medio de la mayor expectativa de revanchismo futbolero, se inicia el partido a las 11:10 de la mañana… Apenas jugados 22 minutos, el público generaleño se enardece debido a la quebradura del tobillo derecho de su delantero Ronny Sánchez, ante un encontronazo con el volante desamparadeño Edgar Valenciano.

“Pero a los 25 minutos esos ánimos se transformaron en pasión desatada, como consecuencia del gol convertido por Álvaro Vargas, que pone en ventaja al conjunto perezeledoneño. A los 40 minutos Carlos Espeleta, goleador emblema de Pérez Zeledón, anota el segundo tanto sureño. Y al filo del primer tiempo, Desamparados retoma esperanzas al decretarse la pena máxima a su favor, la cual convierte en gol Ricardo “Chayito” Vargas.

El futbol que germinó en potreros y la plaza donde hoy está el parque contribuyeron a forjar la identidad generaleña.

El futbol que germinó en potreros y la plaza donde hoy está el parque contribuyeron a forjar la identidad generaleña.

“Para la etapa complementaria, el Desamparados Sport Club apura las acciones en busca del empate, que entre triangulaciones, paredes, centros y remates, parecía que llegaba. Sin embargo, faltando seis minutos para la conclusión del partido, el sustituto Arturo Calderón sacude por cercera ocasión las redes visitantes, que sería la estocada final a los desamparadeños.

“Esa última anotación fue festejada por la afición anfitriona como si estuviera poseída de una locura colectiva. El público invadió el terreno de juego en total celebración con los jugadores. Diez minutos fueron necesarios para desalojar a la muchedumbre de la cancha y así poder continuar con el cotejo”.

Pero la posibilidad de celebrar el campeonato no se dio hasta algunos años después. El campeonato se desarrolló por sectores y Pérez Zeledón debió enfrentar en la gran final al ganador del otro grupo, Puriscal. En San Isidro, Pérez Zeledón ganó 2-0; pero en el partido de vuelta, en el Estadio Nacional, Puriscal lo 5 goles por cero.

Así, pues, fue como trascendió el futbol de Pérez Zeledón, más allá del Valle de El General.

 

Créditos: Imagen de la primera selección de futbol de Pérez Zeledón por cortesía de “El Desamparadeño”. Las otras, a través del grupo “Qué bonito ser de Pérez”.


1 julio, 2015

Anúnciate Gratis