Crónica de viaje: Paraguay, un país desconocido

Lic. Félix Riveros Morales
friverosm@costarricense.cr

Los primeros días de enero viajamos a la  República de Paraguay. Lo hicimos con la línea aérea TACA; brinda un buen servicio: tres horas y media  San José-Lima, una escala de cuarenta y cinco minutos y luego tres horas y media Lima- Asunción.

La capital de Paraguay  nos sorprende. Es una ciudad  con un ritmo de vida menos intenso  que otras capitales de Suramérica: tránsito vehicular ordenado, calles debidamente señalizadas, poca edificación en altura, mucha construcción antigua y establecimientos comerciales de aspecto conservador. Da la impresión que la globalización ha entrado  con menor ímpetu que en otras naciones.nnEl país tiene una población de aproximadamente seis millones de habitantes y en el área metropolitana viven unos dos millones.

Como ha ocurrido con nuestro San José, el casco histórico de Asunción  está quedando  algo desmantelado porque las empresas importantes han trasladado sus sedes hacia los sectores nuevos de la ciudad, que lucen edificios de líneas arquitectónicas modernas,  avenidas amplias y abundancia de áreas verdes.

Cuando uno camina por las calles del sector antiguo llama la atención ver a las personas, de la más variada condición, con un termo y un mate colgando del hombro. Es el mate frío, bebida tradicional elaborada con “yerba mate” y otras   aromáticas.  En el lenguaje guaraní lo llaman “tereré”. En verano el tereré es frío, en invierno es caliente.

El verano es excesivamente caliente, en los días que estuvimos allí la temperatura máxima osciló entre los 38 y los 40 grados.  Con frecuencia a las 9 de la noche  había 31 grados.

El costo de vida es similar al de Costa Rica, la comida en una soda común y corriente es un poco más barata. Abunda la carne de res. Una particularidad  de las sodas es que la comida la cobran según el peso; o sea, valoran la cantidad  y no las características de los alimentos.

El turismo interno está dirigido principalmente hacia Ciudad del Este que está ubicada en la convergencia limítrofe de Paraguay, Brasil y Argentina, a 385 kilómetros de Asunción.  Contiguo a Ciudad del Este se encuentran dos importantes joyas, una natural, las cataratas de Iguazú y la otra, industrial, la Represa Hidroeléctrica  de ITAIPU.

Las agencias de turismo, organizan todos los fines de semana  excursiones hacia estos  lugares. Los buses salen a la medianoche del viernes. Llegan a las 5 de la mañana a Ciudad del Este, cruzamos el puente de la Amistad e ingresamos a la ciudad brasileña Foz de Iguazú. Allí se inicia la visita a las cataratas. Las cataratas de Iguazú (en guaraní Agua Grande) ubicadas  en la confluencia de los ríos Iguazú y Paraná son una de las siete maravillas del mundo moderno. Están conformadas por cerca de doscientos cincuenta cascadas que caen desde una altura  de entre 80 y 110 metros. Bajamos por senderos y escalinatas bien construidas. A medida que se avanza vamos observando cada vez con más cercanía las impresionantes caídas de agua. Caminamos unos  seiscientos metros para llegar al pie  de la parte más impactante: enormes torrentes de agua caen a pocos metros de donde estamos ubicados. Allí hay una pasarela que todo turista quiere recorrer,  recibimos una llovizna intensa que modera un poco el calor que nos afecta. Para regresar a la parte alta un ascensor nos alivia el cansancio.

El mismo sábado en la tarde-noche nos vamos a conocer la represa hidroeléctrica de ITAIPU. Es la mayor del mundo en producción de energía, consta de veinte grandes turbinas y una serie de amplias dependencias desde donde las operan.. Impresiona por lo gigantesca, se dice que el volumen de concreto usado en su construcción serviría para construir 210 estadios como el Maracaná, mientras el el hierro y el acero utilizados serían suficientes para edificar 380 veces la torres Eiffel.
La producción eléctrica diaria puede equivaler a lo que producirían tantas plantas termoeléctricas que tendrían que quemar 434 mil barriles de petróleo al día..

Paraguay no hace noticia en la prensa internacional. Es un país pequeño de convivencia amigable que pasa desapercibido. En los últimos años ha manejado la economía con acierto.  Hay que recordar que en el año 2010 fue el país de mayor crecimiento económico en Latinoamérica. Sus  principales productos de exportación son: ganadería, lechería, algodón, soya, mandioca y electricidad.

Curiosamente las veces que ha ocupado primeras páginas en la prensa internacional ha sido con noticias tipo sucesos: una el asesinato de Anastasio Somoza en el año 1980 y la otra, cuando en el año 2004  se incendió el supermercado más grande de la ciudad  y murieron 396 personas.. Así son las cosas, las malas noticias trascienden más.

Es extraño que siendo una nación de gentes tranquilas y conciliadoras han sufrido dos grandes guerras. En el siglo XIX afrontó la Guerra de la Triple Alianza: Brasil, Argentina y Uruguay atacaron entre los años 1864 y 1870 a Paraguay. Fue una guerra muy cruenta: Paraguay perdió parte de su territorio y murió casi el 80 % de la población masculina adulta.

La otra, fue la Guerra del Chaco  (1932-1935) entre Paraguay y Bolivia con grandes pérdidas humanas para ambas naciones. Bolivia creía que en la zona del Chaco (noroeste paraguayo) había petróleo.

Una situación compleja vivida por el país a mediados del siglo XX fue la dictadura de Alfredo Stroessner que se mantuvo en el poder durante 34 años en los que se irrespetó la libertad de prensa  y se atropellaron los derechos humanos.

Volviendo al desarrollo urbano, en la parte moderna de Asunción esta el edificio más alto, el Banco Central, tiene una amplia terraza desde la cual se domina toda la ciudad que se extiende a través de una enorme planicie. Se puede ver  hacia los cuatro puntos cardinales y no se observa ningún cerro, ninguna montaña.  Para nosotros en Costa Rica que vivimos rodeados de hermosas montañas, esto resulta sorprendente.

Casi sin darnos cuenta llegó el último día de nuestra visita a este interesante país. Casi de madrugada Mónica, mi esposa, Alejandro, hijo, y yo llegamos al aeropuerto Silvio Petirossi..  TACA nos traslada de regreso a nuestra Costa Rica.


30 marzo, 2012

Anúnciate Gratis