Consideran absurdo que pidan alza del 125%

Nora Alvarado fue una de las once personas que presentaron argumentos contra el alza solicitada para las tarifas de buses de la ruta 140.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

Difícilmente ha habido una empresa de transportes más desacertada que Mopvalhe al solicitar un ajuste en las tarifas de autobuses: pidió en audiencia pública un aumento promedio del 125% justamente el día en que la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) comunicó haber autorizado un ajuste del 14% para 676 rutas de autobuses de todo el país.

La sola razón de solicitar una alza que es diez veces mayor que la considerada por la Aresep aplicable al resto del país fue razón suficiente para que once generaleños se le echaran encima con razonamientos que acusan al 125% como un disparate, ilógico, irracional y desproporcionado.

Pero los que se opusieron a la demanda de Mopvalhe, también atacaron los cálculos de la empresa, según los cuales el promedio de distancia de las 22 carreras de la ruta 140 es de 14.4 kilómetros.

“¿Cómo es que esa gente, que ha estudiado en la universidad habla de 14 kilómetros y uno que es un tonto sabe que un taxi cobra del centro de San Isidro a Tierra Prometida 800 colones (a razón de 550 colones el kilómetro la distancia no sería superior a un kilómetro y medio)?”, alegaba Arturo Sáenz, un vendedor ambulante.

“Yo tengo que pellejearla para llevar algo a la casa. Si me cobran 360 colones y salgo con mis hijos tendría que pagar 960 colones, por solo venir de Tierra Prometida al centro. Mejor vengo en taxi…”, alegó Sáenz.

Hubo coincidencia en que por más GPS que se esté utilizando para hacer cálculos, las distancias presentadas por los empresarios no corresponden a la realidad. Si la ruta más larga no es de más de diez kilómetros, las matemáticas no dan para que el promedio sea de 14.4 kilómetros.

La Aresep convocó a la comunidad de Pérez Zeledón y a los representantes de la empresa Mopvalhe a una audiencia pública que se celebró a partir de las cinco de la tarde de ayer (lunes 17 de diciembre de 2012) en el auditorio de la Escuela 12 de Marzo de 1948, en San Isidro de El General.

No llegó más que un centenar de generaleños, a pesar de que la pretensión empresarial involucra a miles de personas: los estudiantes y los que viajan a sus lugares de trabajo o para hacer mandados o ir al hospital. Dos factores principales podrían explicar la poca asistencia: que la gente está aletargada por las festividades de fin de año y que los estudiantes andan de vacaciones.

Pero once de los asistentes solicitaron espacio para presentar sus argumentos. Alejandro Acevedo, empresario local, recordó que la Aresep rechazó en días pasados una solicitud para aumentar las tarifas de la ruta Moravia/San José en un 18% y dijo que con mayor razón se debe rechazar un aumento para la ruta 140 de San Isidro, si se toma en cuenta que Pérez Zeledón se encuentra en un área marginal, afectada por una economía deprimida.

“Pedir una alza del 125% no es solidario con una comunidad que le ha dado su dinerito”, recalcó Rigoberto Vargas. Y Zeidy Ávila, una profesora del liceo Fernando Volio, del distrito Daniel Flores, salió en defensa de los alumnos: Hay estudiantes de (los barrios) Baidambú y La Pista Las Lagunas que tienen que regresar a pie, porque el no les alcanza el dinero; hay alumnos que sólo llevan mil colones y si los gastan en pases no les queda para comer. Al Estado le preocupa la deserción en los colegios y con esas tarifas hay estudiantes que no van a poder volver a estudiar, proclamó.

Pero también hubo argumentos sobre el servicio que la empresa brinda: a veces se varan y los estudiantes tienen que bajarse y caminar; no están cumpliendo a cabalidad con lo dispuesto por la Ley 7600, que entró en vigencia en 1999.

En San José, tras la fijación de las tarifas para 676 rutas, las quejas de los usuarios han menudeado, por las más diversas razones: buses incómodos y en mal estado; maltrato a los indefensos, denuncias por las que la Aresep prometió poner atención.

En San Isidro se comentó, como criterio generalizado, que la empresa tiene derecho a un ajuste, porque se entiende que han subido los costos de operación, pero éste ha de ser estrictamente racional. De otra manera –se alegó- si los empresarios sienten que están teniendo pérdidas, que se dediquen a otra cosa, porque hay otros “mil” empresarios que están dispuestos a hacerse cargo de la concesión.
 


18 diciembre, 2012

Anúnciate Gratis