Con un presidente o con otro, las deficiencias institucionales son las mismas

Hospital Dr. Fernando Escalante Pradilla.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Dada la multiplicidad de intereses que existen en el Estado costarricense, independientemente del gobernante de turno, y a pesar de la presión que ejerce diariamente la Defensoría de los Habitantes, las deficiencias en la prestación de los servicios públicos siguen siendo pan de cada día.

Sí ha habido correcciones; sí se han visto logros; pero el principio constitucional que ordena al Estado velar por el bienestar de los habitantes no está permeando hacia toda la población, debido la falta de una adecuada planificación de estrategias, estima Roberto de Prado, representante de la Defensoría, en Pérez Zeledón.

Por no tratarse de asuntos "urgentes", algunos pacientes tienen que sufrir malestar durante años.

Por no tratarse de asuntos “urgentes”, algunos pacientes tienen que sufrir malestar durante años.

La Oficina Regional de la Defensoría, con sede en San Isidro de El General, cumplirá doce años, en el próximo mes de diciembre de 2015 y hoy, como ayer, sigue desarrollando un intenso trabajo, en respuesta a denuncias relacionadas con recurrentes deficiencias institucionales. Tres presidentes diferentes. ¿Ha habido cambios entre uno y otro? No se nota.

Mientras tanto, los ciudadanos siguen pidiendo la intervención  de la Defensoría, en temas relacionados con:

Acceso a citas con especialistas, en hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social. Se dan casos de citas médicas otorgadas hasta para el año 2020;

  • Los trámites relacionados con el Régimen no Contributivo de la Caja de Seguro Social tardan hasta dos y tres años;
  • El Instituto Mixto de Ayuda Social atrasa entregas de ayudas en lo relacionado con los programas de Bienestar Familiar, Avancemos, Ideas Productivas, Mejoramiento de las Condiciones de Vivienda y Puentes para el Desarrollo.
  • El Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados sigue restringiendo el servicio de agua potable para nuevas construcciones, por deficiencias del recurso hídrico;
  • Se siguen dando situaciones incompatibles con el medio ambiente, como la disposición de aguas servidas, negras y pluviales;
  • Se siguen dando limitaciones al acceso a lugares públicos; y
  • Se siguen dando restricciones al acceso a la información pública.

De Prado estima que sí se han visto logros, pero no para afirmar que se está dando una debida atención en los servicios públicos. Se han introducido mecanismos institucionales para mejorar los controles y dar respuestas efectivas, pero la oferta no va de la mano con la demanda, expresa el funcionario.

Los años pasan y se siguen dando las necesidades de agua potable.

Los años pasan y se siguen dando las necesidades de agua potable.

De ahí que haya que estar recordando y gestionando, para que las instituciones puedan mejorar los servicios que prestan y la necesidad de que Costa Rica cuente con una política de estado que se enfoque en atender adecuadamente las necesidades de las personas.

Reconoce que, independientemente de la persona que esté a la cabeza del Poder Ejecutivo, existen otras fuerzas y otros poderes (fragmentación en la Asamblea Legislativa, resoluciones de los tribunales de justicia) válidas dentro de un estado de derecho, pero que dificultan las iniciativas gubernamentales.

El gobierno de turno tiene que enfrentar estas presiones políticas y sociales. La casuística ha tendido a desaparecer pero, en temas muy específicos, se tienen que planear y realizar estratégicas diferentes, de manera que produzcan una conciencia institucional orientada a mejorar los servicios públicos, observa De Prado.

 

NOTA: Las imágenes solo tienen fines ilustrativos.


15 Noviembre, 2015

Anúnciate Gratis