Comisión está trabajando en recuerdo del cantonato

Carlos Luis Monge Barrantes
prensa@perezzeledon.net

Personalidades de la sociedad civil y funcionarios municipales, integrados en una comisión juramentada ante el Concejo la semana pasada, iniciaron labores para la celebración del octogésimo primer aniversario del cantón de Pérez Zeledón.

Los habitantes de Pérez Zeledón, establecidos en los valles de El Guabo y El General y en amplios sectores de la Cordillera de Talamanca y la Fila Costeña, en el sureste de Costa Rica, son gente de identidad muy definida y no desaprovechan la oportunidad de decir: “Soy de Pérez”.

De allí la importancia de que, además de consolidar y darle continuidad a la identidad, los generaleños recuerden sus raíces y sus valores. Pérez Zeledón se formó con inmigrantes del Valle Central, mayoritariamente de los cantones de Dota, Desamparados de la provincia de San José y Palmares de la provincia de Alajuela, todos ellos agricultores y algunos también pequeños comerciantes.

El 9 de octubre de 1931, día de creación del XIX cantón de la provincia de San José, adoptaron el nombre de Pedro Pérez Zeledón, uno de los más gloriosos personajes que haya tenido Costa Rica.

Pedro Pérez Zeledón, abogado, historiador y diplomático, recuperó grandes franjas de tierra durante la fijación de los límites de Costa Rica con Nicaragua y Panamá; fue uno de los principales artífices de la Reforma Educativa de Ricardo Fernández –que declaró la universalidad del derecho a la Educación- y, desde los diversos cargos que tuvo en la función pública, se convirtió en una figura paterna del Valle de El General. Por su gestión fueron enviados los primeros once maestros y construidos los tres refugios que acogieron en el camino a los pioneros que se trasladaban al valle o viajaban por razones de comercio o enfermedad.

Pero lo más destacado de la personalidad de Pérez Zeledón fue su absoluta y cristalina honestidad. Habiendo ocupado cargos y realizado trabajos por los que hubiera sido rico, hubiese muerto en la pobreza, si no hubiera acudido el Congreso Constitucional a concederle una pensión que le permitiera al menos comprar las medicinas que necesitó en la ancianidad.


4 octubre, 2012

Anúnciate Gratis