Cocorí hace un llamado de paz a la gente de buena voluntad

Lomas de Cocorí.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

A
unque Lomas de Cocorí no es, hoy por hoy, un barrio que se pueda considerar  más violento o marginal que muchos otros de Pérez Zeledón, los habitantes salieron en esta mañana a las calles a dar un mensaje de paz y solidaridad con los seres humanos y los animales.

Niños, adultos y ancianos se congregaron en la mañana de hoy, viernes primero de noviembre de 2013, en la Escuela Lomas de Cocorí Cocorí, con mensajes espontáneos y sin letras de molde, pidiendo por la paz en en su barrio, en Costa Rica, en el mundo.

Niños y niñas pidieron que se les respete.

Niños y niñas pidieron que se les respete.

La manifestación fue una muestra de acercamiento entre la Escuela y la comunidad, en la que participaron desde los estudiantes más pequeñitos hasta los funcionarios de más alta jerarquía del circuito educativo 10 de Pérez Zeledón, representantes de instituciones públicas y de iglesias de diversos credos religiosos. Y, una importante cantidad de padres y madres.

Llegaron grupos procedentes de comunidades alejadas, como Buena Vista de Rivas y La Unión de San Pedro. Hubo payasos y mascarada. Y, -cosa curiosa y repetitiva- no se presentó ningún representante de la Municipalidad.

Cocorí clama por la buena vecindad, contra la violencia entre familias, contra el aborto y la discriminación, contra la delincuencia, contra el acoso escolar. La comunidad realizó una caminata pacífica por la paz –entre la escuela y el salón comunal- pero en el fondo, la manifestación fue un vehemente grito a deponer las armas, que había sostenido desde que –en marzo del presente año- un niño fue brutalmente agredido por otro, en presencia de adultos que permanecieron impasibles.

Inicia el desfile, en la Escuela de Lomas de Cocorí.

Inicia el desfile, en la Escuela de Lomas de Cocorí.

Esta situación condujo a los padres de familia a cerrar la escuela, por la actitud negligente del que entonces ocupaba el cargo de director, y degeneró en una secuencia de roces entre familias. Desde entonces, las organizaciones locales habían venido organizando el desfile de hoy.

Lomas de Cocorí es un barrio situado a escasos tres kilómetros al sureste de San Isidro de El General, que comenzó a nacer hace algo más de 35 años, con la ocupación de una finca. Con el basurero municipal en la espalda del los caseríos, las pobrezas de la gran mayoría y la presencia de algunos pocos individuos que se mantenían al margen social, el barrio agarró la reputación de ser marginal y peligroso.

Claman por respeto a los seres humanos y también a los animales.

Claman por respeto a los seres humanos y también a los animales.

Pero, con el transcurrir de los años, la condición socioeconómica de la inmensa mayoría de sus habitantes ha cambiado. Hay empresarios; dependientes; funcionarios. No hay tugurios y, en su lugar, un valioso proyecto de infraestructura vial, convirtió a Lomas de Cocorí en uno de los barrios más bonitos de toda la Región Brunca.

Hoy, Cocorí no es una comunidad más violenta o insegura que cualquier otra de Pérez Zeledón y la Fuerza Pública mantiene una fuerte presencia que le permite estar golpeando en los pequeños focos de venta de drogas que se resisten a desaparecer.


1 Noviembre, 2013

Anúnciate Gratis