Ciudadela Blanco agitada por trabajos en una ladera

Remoción de tierras en Ciudadela Blanco, Pérez Zeledón.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Los vecinos de la Ciudadela Blanco –de San Isidro de El General- temen volver a sufrir las calamidades de años anteriores, causadas por las inundaciones, si la tierra removida  en un terreno aledaño llega a saturar las alcantarillas.

El temor es aún mayor ante la posibilidad de que la tierra se llegue a recostar en las casas que están ubicadas ladera abajo y si llegan a invadir los terrenos de la Asociación de Desarrollo Comunal, que los vecinos han destinado a área forestal y de protección para el Gimnasio de la Ciudadela Blanco.

Las inundaciones terminaron, pero ahora temen un nuevo contratiempo.

Las inundaciones terminaron, pero ahora temen un nuevo contratiempo.

Los trabajos se están realizando, por añadidura, donde existe la naciente de una quebrada que recorre la Ciudadela de arriba abajo, hasta ir a desembocar en el alcantarillado, tributario de otra naciente de agua que todavía existe en el sector de la Escuela Doce de Marzo de 1948, denuncian los vecinos.

La remoción de tierras se está dando en la parte alta de la Ciudadela, en el terreno donde funciona un hotel y es tan grande, según estiman los vecinos denunciantes, que –se especula- podría estarse dando para la construcción de una cancha deportiva.

Los vecinos temen que las tierras sueltas se vayan a escurrir hasta el alcantarillado. También denuncian que se está afectando una naciente.

Los vecinos temen que las tierras sueltas se vayan a escurrir hasta el alcantarillado. También denuncian que se está afectando una naciente.

Runni Monge, presidente de la Asociación, afirma que se ha tratado de encontrar una explicación en la Municipalidad y con los propios representantes de la empresa, porque una remoción de tierras de esa magnitud, y en un terreno particularmente laderoso, demanda permisos de la Municipalidad y de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental.

Los habitantes del sector bajo de la Ciudadela Blanco sufrieron, durante años, la inundación de calles y residencias debido a la insuficiente capacidad del alcantarillado para canalizar las aguas de las lluvias. El invierno de 2015 fue el primero, en muchos años, en que pudieron estar tranquilos, sin temor a las inundaciones, gracias a un amplio alcantarillado construido por la Municipalidad.

Pero el temor resurge ahora, por la magnitud de la remoción de tierras y temen que este “barro de olla”, se vaya a estancar en el alcantarillado, que invada el lote de la Asociación sembrado con arbolitos y vaya causar daños a las residencias.


15 diciembre, 2015

Anúnciate Gratis