El Cerro también le pasa la factura a la Escuela de Música


Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

La distancia que existe entre la Gran Área Metropolitana, a la par del fantasma del Cerro de la Muerte, también está repercutiendo en la Escuela de Música Sinfónica de Pérez Zeledón, debido a la dificultad para contratar profesores en la dificilísima especialidad del violín.

Es fácil de entender (según expone Wilberth Vargas, director de la Escuela de Música): para ganarse ochenta mil colones, violinista sólo ocupa participar en un recital  de un ratito, en San José, pero necesita todo el día para recibir la misma paga si se desplaza hasta Pérez Zeledón.

La Escuela de Música es mucho más que una escuela de educación musical; es una entidad transformadora.

La Escuela de Música es mucho más que una escuela de educación musical; es una entidad transformadora. (Foto de la Escuela de Música).

Una clase de violín de alto nivel vale entre cincuenta y sesenta mil colones. ¿Y, por qué tan “caro”? Porque, para alcanzar el alto nivel, un violinista necesita un proceso de formación de entre quince y veinte años.

La necesidad imperiosa de conseguir profesores de violín es una de las debilidades que está afrontando la prestigiosa Escuela de Música de Pérez Zeledón, en el afán de continuar su ininterrumpido proceso de crecimiento histórico.

La limitación presupuestaria se origina en la explosiva matrícula estudiantes que tuvo la Escuela al trasladarse –hace dos años- a su edificio propio, ubicado en Daniel Flores de Pérez Zeledón. La cifra de estudiantes saltó de 170 a 260.

No es que la Escuela de Música haya caído en el abandono, ni mucho menos; este año, la Universidad Nacional le otorgó la suma de 45 millones de colones, para la compra de instrumentos, equipos de oficina y aparatos tecnológicos.

La Escuela se vale básicamente de valiosos profesores establecidos en Pérez Zeledón.

La Escuela se vale básicamente de valiosos profesores establecidos en Pérez Zeledón. (Foto de la Escuela de Música).

Pero el crecimiento demanda más inversiones y, entre ellas, la necesidad de contratar más profesores. Debido a ello, el reajuste de egresos la ha limitado, por ejemplo, para desarrollar sus programas de extensión a las áreas rurales.

No le están alcanzando los recursos que le vienen asignando la Universidad Nacional y la Municipalidad de Pérez Zeledón y los que la Escuela consigue mediante conciertos, rifas y ferias.

De ahí una solicitud formalizada por la Junta Directiva de la Asociación Escuela de Música Sinfónica de Pérez Zeledón,  con el fin de que la Municipalidad le ayude con una partida trece millones de colones, para terminar el año.

La solicitud fue presentada por Vargas –quien acudió al Ayuntamiento acompañado por los miembros de la Junta Directiva- durante la sesión ordinaria del martes dos de agosto de 2016, en un ambiente notablemente favorable.

Con el traslado de la Escuela a su nuevo edificio también se dio una explosión en la matrícula de estudiantes.

Con el traslado de la Escuela a su nuevo edificio también se dio una explosión en la matrícula de estudiantes.

Mirna Muñoz  Fallas y Rafael Ángel Calderón Ortiz, regidores por el Partido Liberación Nacional, destacaron la importancia de que la Municipalidad acuda en auxilio de la Escuela de Música, a todas luces el proyecto cultural más importante de la región.

El proyecto de  Escuela, formadora de virtuosos que hoy se desempeñan en diversas orquestas sinfónicas nacionales y extranjeras (como la Orquesta Sinfónica Nacional y la Orquesta Sinfónica de la Universidad Nacional de México) va más allá de la enseñanza de la música: su misión contempla permear la cultura a las áreas rurales y fortalecer la de los cantones vecinos.

 


7 Agosto, 2016

Anúnciate Gratis