El Cementerio de La Ceniza está en “veremos”

Cementerio de San Isidro.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

El proyectado Cementerio Municipal de La Ceniza –un barrio situado al sureste de San Isidro de El General- permanece en el estado de “posibilidad” y a una década de que el camposanto local entró en la etapa de saturación, el destino de los isidreños fallecidos sigue siendo incierto.

El anterior Concejo había dado curso a una propuesta de solución de la Alcaldía, para que se destinaran seis mil metros cuadrados de la finca municipal de La Ceniza, a la solución de necesidades de cementerio.

Los cementerios de San Isidro y Palmares están saturados y las necesidades de nichos se aceleran.

Los cementerios de San Isidro y Palmares están saturados y las necesidades de nichos se aceleran.

Pero, como corresponde, se está trabajando en los estudios y las consultorías necesarias, para desembocar en un conflicto anunciado: los vecinos de La Ceniza se van a oponer a la construcción del cementerio, de la misma forma en que lo hicieron cuando la Municipalidad dispuso dedicar ese mismo terreno para establecimiento de una planta de transferencia de residuos sólidos.

Si “se defendieron” de tener en las vecindades un área para el tratamiento de residuos sólidos, con el argumento de que los lixiviados iban a contaminar las fuentes de agua, con mayor razón lo van a hacer ahora, por considerar que la descomposición de los cuerpos humanos puede ser todavía más nociva.

El tema del cementerio volvió a la mesa durante la sesión ordinaria del martes de la presente semana, 17 de mayo de 2016. El regidor Juan Rafael Herrera (PRN) solicitó al alcalde Jeffry Montoya, un informe sobre el avance de los estudios que se vienen realizando en el caso específico.

Se ignoraron los informes de la Comisión de Cementerio y hasta la donación de un terreno.

Se ignoraron los informes de la Comisión de Cementerio y hasta la donación de un terreno.

Herrera, quien fungió como regidor suplente durante el anterior período municipal, formó parte de una Comisión de Cementerio, que presentó una serie de propuestas que cayeron en saco roto, al punto de que la delegación prácticamente desapareció. La utilización de un sector de la finca de La Ceniza emergió como una solución mágica, en noviembre de 2015, a finales del sexenio del anterior Concejo y Quinquenio de la Administración Municipal y en plena campaña política.

La iniciativa de Herrera, de conocer los avances del proyecto, llevó a la regidora Mirna Muñoz (PLN) a recordar que también hay una alternativa de solución a la necesidad de contar con un cementerio para las familias de medianos y bajos recursos económicos: un terreno donado por el exdiputado Santana Esquivel, en el barrio Arizona.

Hay cementerios comerciales, pero se necesitan alternativas de interés social.

Hay cementerios comerciales, pero se necesitan alternativas de interés social.

Este terreno está ubicado hacia el noroeste de San Isidro, pero –de nuevo- la iniciativa de Esquivel, llevada a conocimiento del Concejo por una regidora integrante de la Comisión de Cementerio, fue ignorada por los regidores de entonces.

El Cementerio Municipal de San Isidro de El General, que nació muchos años antes de que Pérez Zeledón fuera cantón, dio muestras de saturación desde hace una década, con el inconveniente de que su gemelo, el Cementerio de Palmares, distrito Daniel Flores, también está saturado.

La necesidad de contar con un lugar dónde depositar los restos de las personas fallecidas no es exclusiva de Pérez Zeledón. Muchas ciudades del mundo atraviesan situaciones parecidas, y se dan casos extremos en que los dolientes sepulten los cuerpos de sus seres queridos, clandestinamente, en el patio de la casa, ante la imposibilidad económica de recurrir a camposantos comerciales.


22 mayo, 2016

Anúnciate Gratis