Casa de la Juventud sale a reducir brechas sociales

Carlos Luis Monge Barrantes
prensa@perezzeledon.net

Foto superior: El licenciado Manuel de Jesús Ureña, la alcaldesa Vera Corrales, Jeison Bartels, director ejecutivo, y los directivos Denis Jiménez, Katherine León, Henry Monge y Olger Solís, durante la conferencia de prensa en que se trató sobre los nuevos aires de la Casa de la Juventud.

Aunque en Pérez Zeledón no existe una separación visible de clases sociales, y mucho menos existen residenciales exclusivos y barriadas pobres, lo cierto es que, detrás de las paredes, a veces hay limitaciones económicas que marginan a un alto porcentaje de la población.

En consecuencia, también existen cientos o quizás miles de jóvenes de las áreas urbanas de San Isidro y Daniel Flores que tienen poco o no tienen ningún acceso a programas que les ofrezcan oportunidades que los equipare con el resto de la sociedad.

Pero el Programa Habitat del Fondo de las Naciones Unidas para la Juventud brinda ahora a la Casa de la Juventud de Pérez Zeledón la oportunidad de reducir la brecha, mediante un aporte que le permitirá desarrollar un plan de incorporación de aquellos muchachos y muchachas que quieran prepararse para asumir responsabilidades de liderazgo.

La Casa de la Juventud se hizo de un “premio”, para lograrlo. Participó en un concurso convocado por el Programa Hábitat a inicios del presente año, con un plan que fue acogido en el presente mes de octubre, por representantes del Fondo que se reunieron en Nairobi, capital de Kenia.

Los dirigentes de la Casa de la Juventud presentaron una de las catorce iniciativas acogidas por la ONU para Latinoamérica y El Caribe y es la única seleccionada de Costa Rica.

El proyecto de Pérez Zeledón –y eso era requisito para adjudicarse el reconocimiento- es para trabajar con los jóvenes de los barrios urbanos. Esta iniciativa cambia el concepto de “marginación”, porque en el cantón ha prevalecido la tendencia a considerar como los más necesitados a los habitantes de las áreas rurales.

En el proyecto de la Casa de la Juventud se estableció en 500 la cantidad de muchachos que recibirían apoyo, pero Jeison Bartels, director ejecutivo de la Asociación Casa de la Juventud, dice que la cantidad puede ser mayor y que de entre todos los que acudan se seleccionará a 150 para que inicien su preparación y de entre éstos, 40 para que reciban un curso intensivo que les permita convertirse en líderes de líderes.

Luego, los líderes se ocuparán de que la mayor cantidad posible de muchachos también se conviertan en líderes, en campos tan diversos como el emprendedurismo, ideas para solucionar necesidades de empleo, aspectos de seguridad, de género, etc.

Los jóvenes interesados pueden acudir a la Casa de la Juventud, en el centro de San Isidro, a solicitar mayor información y manifestar su deseo de participar en el programa, pero la Casa de la Juventud también irá barrio por barrio, organización por organización y casa por casa, a buscar a los jóvenes para invitarlos a que participen, afirmó Bartels.

Los jóvenes, en Costa Rica, son los que tienen edades que oscilan entre los 12 y los 35 años y aunque el objetivo meta es la eliminación de brechas en el campo de las oportunidades, el programa se desarrollará abiertamente, para todos los que quieran participar.

El programa concebido para Pérez Zeledón fue presupuestado en 29 mil dólares y la subvención la ONU es hasta por 25 mil dólares, de manera la diferencia deberá ser adquirida mediante el apoyo de instituciones públicas, el apoyo de otras organizaciones o de particulares y el propio presupuesto de la Casa de la Juventud.

El programa arranca, prácticamente, sobre la marcha. Durante estos dos meses que faltan para que termine el año, los líderes de la Casa de la Juventud deberán haber identificado a una significativa cantidad de jóvenes, para comenzar a trabajar en la formación y selección de los primeros 150 a inicios de 2013.


18 octubre, 2012

Anúnciate Gratis