Carrera al Cabécar: una bocanada de aire a la Tierra

Carrera al Cerro Cabécar (PILA).

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Quizás no vaya a detener el calentamiento global, ni Santa María de Brunka se vaya a convertir en un destino turístico obligado, pero, si de algo sirve, Asociación Cámara Ecológica y de Turismo de Santa María (Asetusama) sigue librando una intensa batalla por la conservación de la naturaleza.

Desarrolla una sistemática labor de formación y capacitación en las escuelas y las comunidades  y de protección de los recursos naturales en las laderas, cuando el fuego amenaza al más extenso santuario natural que tiene Costa Rica.

Representantes de diversas instituciones y organizaciones, en conferencia de prensa, para dar a conocer los detalles de la próxima Carrera al Cabécar.

Representantes de diversas instituciones y organizaciones, en conferencia de prensa, para dar a conocer los detalles de la próxima Carrera al Cabécar.

Y en la cúspide de las actividades que realiza a lo largo del año, Asetusama organiza la Carrera al Cerro Cabécar, una modesta forma de atraer recursos económicos para desarrollar obras comunales, pero un formidable llamado de atención, acerca del daño que está causando la actividad humana a la supervivencia de todas las especies.

De suerte que tiene, de su lado, a instituciones como la Fundación para el Desarrollo de las Comunidades del Sur (Fudecosur), el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (ICODER), el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) y la organización solidaria Coopealianza, que le brindan apoyo y patrocinio para el éxito del evento.

En esta ocasión, Asetusama se prepara para celebrar la XXI edición de la Carrera al Cerro Cabécar, un evento atlético que ha estado limitado a la participación de un máximo de 150 corredores. Está programada para las 8:00 am del próximo domingo (20 de marzo de 2016).

Ciento cincuenta, nada más, en parte porque no hay infraestructura para recibir a más atletas; en parte porque no se quiere exigir más a los senderos de las estribaciones del Parque Internacional La Amistad; y en parte porque, a decir verdad, la Cabécar no es para cualquiera. El recorrido es de
“sólo” catorce kilómetros, pero, a criterio de los expertos, es más riguroso que la propia Carrera al Cerro Chirripó, de 34 kilómetros.

Más que todo, la Carrera al Cerro Cabécar es un llamado de atención, sobre la necesidad de proteger los recursos naturales.La Cabécar del domingo tiene una bolsa de 1 millón 330 mil colones, para repartir entre los ganadores de los cinco primeros lugares, en diez categorías, entre hombres y mujeres. La posibilidad de conceder premios de hasta 100 mil colones, es posible gracias a los patrocinios.

Como en ocasiones anteriores, la Carrera al Cerro Cabécar es el eje en torno al cual se celebra una serie de actividades educativas, deportivas y culturales, durante los días sábado y domingo, en Santa María de Brunka (punto de partida y llegada de la carrera); pero la versión del próximo fin de semana tendrá dos atractivos adicionales.

Uno de los atractivos es que vienen grupos culturales y deportivos de Panamá, cuyo folklor –como se sabe- es un deleite para los ojos y los oídos. El otro es que el evento coincidirá con la celebración del XXXIV aniversario del Parque Internacional La Amistad.

Una amplia participación de la emprensa, en la difusión de los esfuerzos de los organizadores.

Una amplia participación de la emprensa, en la difusión de los esfuerzos de los organizadores.

El PILA, como se le abrevia, es una zona de protección de florestas que abarca sectores de los territorios costarricense y panameño: 199 mil hectáreas en Costa Rica; más de 400 mil hectáreas entre los dos.

Quizás, frente a la devastación paulatina de los grandes bosques que aún quedan en Sudamérica y, en menor proporción, en los otros países del mundo y frente a la polución de las grandes ciudades y las industrias gigantes, los esfuerzos materiales de Asetusama y asociados, por la conservación de la Tierra, se vea pequeña.

Pero hay algo más (y esto lo recalcan Vinicio Murillo y Francisco Montoya, presidente del Consejo de Administración y gerente, respectivamente, de Coopealianza): Costa Rica no tiene entre sus atractivos grandes obeliscos, ni arquitectura, ni museos, que atraigan al turismo; su riqueza está en los monumentos naturales.


17 marzo, 2016

Anúnciate Gratis