Brenes, un generaleño muy lechero

Imagen: Brenes, un generaleño muy lechero

No es que tenga la suerte comprada, sino que la leche que vende en todo Pérez Zeledón es pura cremita

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net


Miguel Brenes, además de lechero, es un gran mejenguero

El motor de un pickup y la bocina anunciaban la presencia de un tipo aviva voz esperado. De inmediato las señoras salían con sus ollas de aluminio y los chiquillos a la zaga decían: ¡llegó el lechero!

Sin embargo, con el paso del tiempo esa vieja costumbre se fue diluyendo y se empaquetó en una marca con “dos arbolitos” ¿y el lechero? Miguel Brenes Barrantes es quizá uno de los pocos lecheros que quedan en el Valle de El General, uno con esas cualidades propias de tan singular oficio: humilde y buena gente.

Desde hace 15 años vende la mejor leche en Pérez Zeledón, principalmente en las panaderías y en las sodas.

Ahínco. Brenes vive en Palmital de Rivas donde todos los días se levanta a las cuatro de la mañana para tener listo el producto lo antes posible y regresa a su hogar cuando cae la noche.

“Vieras que es un trabajo estresante y ajetreado, pero para mí es una bendición y mi sustento diario”, dijo.


Este generaleño adquirió el oficio como legado de su padre

En su pickup recorre el cantón y en el cajón transporta los tarros de leche con capacidad para 450 botellas diarias, las cuales prácticamente todas las vende.

¿Qué por qué actualmente hay tan pocos lecheros como él? Ante esa pregunta Brenes respondió que las grandes compañías los desplazaron. “La gente prefiere comprar la leche en la pulpería o en el súper; no obstante, todavía hay quienes prefieren la nuestra porque es más natural y de mejor calidad”.

Uno de los proyectos de este lechero de 31 años es mejorar la finca familiar y comprar más vaquitas para optimizar la mercantilización del producto.

La anécdota más jocosa que recuerda Brenes fue cuando llegó a cierta panadería en San Isidro y llevaba la leche en baldes de 25 botellas. “En cuestión de segundos resbalé y todo el líquido se esparció por el piso”.

De sus clientes Brenes no se queja, pues afirma que todos son excelentes y agregó que seguirá en el oficio hasta que Dios decida.


18 Abril, 2008

Anúnciate Gratis