Boruca defiende su legado

Imagen: Boruca defiende su legado

Esta comunidad indígena celebró su tradicional baile de los diablitos

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net


La danza de los diablitos se efectuó durantes tres días.

Aunque escasean los ranchos de palma y abundan las viviendas convencionales, pese a que muchos ahora desconocen su lengua nativa y se han modernizado como cualquier otra comunidad, Boruca preserva la tradición con su peculiar “juego de los diablitos”.

Del 30 de diciembre al 2 de enero, los indígenas celebraron la gran batalla y victoria ante los españoles.“Los españoles pretendían dominarnos, pero nosotros siempre hemos sido un pueblo guerrero. Con dicho baile demostramos que defendemos nuestra cultura y que nunca nos dejamos doblegar”, comentó Nicanor Lázaro Morales, conocido como el “diablo mayor”.

Ritual. Para recordar esa gesta el diablo mayor suena un caracol en señal de que inicia el juego.

Luego un indígena disfrazado de toro, persigue a los diablitos quienes portan sus mascaras de madera y sacos de gangoche y recorren unas 25 casas de todo el poblado desde las 8:00 a.m., hasta las 5:00 p.m., unas tres veces al día.

En cada descanso los diablitos son recibidos con chicha o cacique.

El 2 de enero queman al toro que simboliza al español y realizan un baile. En total participan más de cien diablitos.


Las máscaras simbolizan la tradición de guerrera de los Borucas.

Rescate cultural. Por su parte Melvin González, miembro de la comisión de diablitos, explicó que desde julio organizan el festejo, el cual tiene bastante significado para los Borucas.

“La tradición no muere porque nuestros ancestros supieron inculcarla Lo importante es que cada año mejora pues antes se usaban máscaras plásticas compradas en San José. Nosotros volvimos hacerlas en balsa”, acotó González.

Sin embargo, no todos los indígenas aprenden el arte de confeccionar máscaras y, los que si lo hacen, viven de la venta, con precios que oscilan desde los ¢35.000 hasta los ¢200.000.

Las mascaras simbolizan a los guerreros exigiendo protección para la defensa de cada diablito, una tradición milenaria que se mantiene vigente a través del tiempo por herencia de los padres.

Asimismo, el baile de los diablitos se convirtió en una manera de generar recursos. Los fotógrafos y turistas deben pagar una tarifa especial por tomar imágenes.


7 enero, 2008

Anúnciate Gratis