Bomberos de San Jerónimo dispuestos para actuar de emergencia

Aturena

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

A
unque es un poblado pequeño, de las características del internacionalmente conocido San Gerardo de Rivas, San Jerónimo de San Pedro cuenta con una brigada de bomberos debidamente equipada y preparada para abordar, de inmediato, cualquier brote de incendio que se presente en la cordillera de Talamanca.

Quienes acudieron a la Carrera al Chirripó pudieron apreciar una demostración de los bomberos forestales.

Quienes acudieron a la Carrera al Chirripó pudieron apreciar una demostración de los bomberos forestales.

Es una brigada, que ya ha sido sometida a prueba en años anteriores, integrada por treinta bomberos forestales. El sábado de la semana pasada -28 de febrero de 2015- los bomberos forestales se trasladaron a San Gerardo de Rivas para hacer una demostración de sus habilidades, mientras se desarrollaba la XXVII Carrera al Cerro Chirripó.

Cientos de personas pudieron observar a los bomberos forestales instalando y poniendo en funcionamiento un equipo para el combate del fuego, conformado por una bomba Mark-3 y otras motobombas más pequeñas y fáciles de transportar, conocidas como “mini striker”, para hacer interconexiones desde las fuentes de agua hasta los terrenos abruptos y alejados.

Los compresores portátiles se alimentan de una bomba mayor.

Los compresores portátiles se alimentan de una bomba mayor.

Estos bomberos forestales, integrados en la Asociación de Turismo ENA (Aturena), reciben el apoyo del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) y el Cuerpo de Bomberos, que los capacitan. Además, tienen equipos e indumentarias para combatir el fuego, aportados por organizaciones no gubernamentales.

Entre las actividades que realizan está la construcción de barreras, para evitar que el fuego ingrese a las áreas boscosas. Parte fundamental de su trabajo es la coordinación de labores con las organizaciones y líderes comunales, asociaciones locales y los habitantes, en general, de las áreas de San Jerónimo y también de San Gerardo, en Rivas, y de Cedral, en Cajón.

Estos tres poblados son puntos de ingreso a la Cordillera de Talamanca , donde los habitantes están alertas para vigilar de cerca a visitantes extraños, que tanto podrían ser cazadores furtivos como individuos que ingresan a las áreas protegidas con el fin de cultivar marihuana.

Los bomberos forestales durante una visita a Base Crestones. (Toño Pizote).

Los bomberos forestales durante una visita a Base Crestones. (Toño Pizote).

Ambos son nocivos para los esfuerzos conservacionistas, los cazadores porque (además de andar en actos ilegales) no es la primera vez que encienden una fogata que se extiende a los bosques resecos del verano, y los cultivadores de marihuana porque causan incendios para limpiar los terrenos donde van a hacer las siembras.

Los bomberos forestales son residentes de San Jerónimo, voluntarios, unidos no solamente para combatir los incendios en la cuenca del río San Rafael, sino también para trabajar en acciones que contrarresten el cambio climático.

Los bomberos que integran la brigada son treinta, pero a ellos se suman otras personas del Sinac, la Asociación de Arrieros de San Gerardo de Rivas, el Cuerpo de Bomberos, la Asociación de Voluntarios para la Protección de Áreas Protegidas (ASVO) y la Fuerza Pública. Además, reciben el apoyo logístico de la Comisión Nacional de Emergencia.


3 marzo, 2015

Anúnciate Gratis