Beto, el guachi del parque

Imagen: Beto, el guachi del parque

Personaje polifacético de San Isidro de El General  

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net

Róger Alberto López Agüero es bastante conocido entre los generaleños.

Dice ser cantante, pintor, deportista y bailarín, pero a Beto se le conoce en San Isidro de El General por su oficio de cuidacarros.

Se llama Róger Alberto López Agüero y es todo un artista, no solo por lo que dice ser, sino por su afanosa personalidad.
Es común verlo en la esquina suroeste del parque generaleño, muy atento, de guachimán, con su chaleco y peculiar tinte de pelo.

“Me fascina bailar. Aprendí viendo a grupos como Calle 8 y Kalúa, gente que baila, usted me entiende. La verdad, el baile se aprende amando, con espíritu, con pasión y talento”, dijo.

Lleva 17 años como cuidacarros y explicó que el pago por su trabajo no es obligatorio, ya que para él la persona da según lo que el corazón designa.

Anécdotas le ocurren todos los días. Más de una vez ha tenido que ayudarle a algún cliente a sacar las llaves dentro del carro, buscarle la varilla y la persona idónea que lo saque del apuro.

Este personaje, oriundo de Cartago, se vino para el Valle de El General después de haber vagado por diversos lares de Puntarenas. Agregó que se fue de la casa siendo muy pequeño porque recibía maltrato de sus padres.

López Agüero afirma que no compite con sus compañeros guachimanes, por el contrario, impera una gran amistad y respeto.

Este guachi narró que nunca ha robado; tampoco ha ingerido drogas, y no le gusta el guaro y el cigarro. Cuenta con el sexto grado aprobado y asegura ser un hombre educado.

“En Puntarenas pasé gran parte de mi vida, ahí anduve vendiendo pescados,  viví solo, pero con alguien que tiene la potestad de darme vida, Dios. Hace ocho años me vine para San Isidro, y siempre voy a cultos y a oraciones”, señaló.

Beto está soltero, y sin compromiso, y considera que para el amor hay que darse tiempo. “Cuando tengo conocimiento de una dama y me doy cuenta  que toma, fuma y  va a bares no es licita para mí”.

Róger Alberto reside en Avenida González y agregó que no le va mal en su trabajo, en el que por día recoge en promedio 8.000 colones.

El sueño de Beto es reunir un dinero para ayudar a los niños pobres y crear un comedor donde ellos puedan llegar, alimentarse y sentirse felices.


16 febrero, 2011

Anúnciate Gratis