El bambú acude con abundantes soluciones de empleo

UNA Seminario Nacional de Bambú.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Aunque existe una gran expectativa por los puestos de trabajo que puedan generar los sectores tecnológico y de servicios, el cultivo y la industrialización del bambú se perfila como un proyecto que habría de generar empleo directo para la nada despreciable suma de 2500 personas. Dos mil quinientos empleos directos, más los indirectos.

El proyecto de producción, industrialización y comercialización de bambú avanza al ritmo que se podría esperar. De 43 asociados fundadores, establecidos en la Región Brunca, el seis de diciembre de 2014, la base de la Cooperativa de Productores de Bambú (Bambucoop) aumentó a 60; y ya los cultivos se extienden por 200 hectáreas, revela Manuel Retana, líder en la producción e industrialización de bambú.

La Universidad Nacional, sede Región Brunca, metida de lleno a buscar fuentes de empleo.

La Universidad Nacional, sede Región Brunca, metida de lleno a buscar fuentes de empleo.

Parece poco, si se parte de que el proyecto –para que influya directamente a 2500 personas- contempla la siembra de cinco mil hectáreas, en el término de cinco años, de los cuales ya pasó uno. Pero la experiencia dice que cuando se trata de un proyecto agrícola  innovador, en el que hay que invertir, el arranque es lento.

Uno de los ejemplos más emblemáticos que sostienen “la teoría del arranque lento” fue el de palma aceitera, en Corredores: El Instituto de Desarrollo Agrario (ahora Instituto de Desarrollo Rural), la Comunidad Económica Europea y otras diversas instituciones nacionales debieron esperar a que los pioneros (tres únicamente) captaran y vendieran las primeras cosechas.

No fue hasta que los agricultores –acostumbrados a sembrar granos, ayote y otros productos tradicionales que les causaban más lágrimas que sonrisas- vieron que los pioneros andaban en carro y mejoraban sus condiciones económicas, que se desbordó la pasión por la palma aceitera.

Gilbert Charpentier, José Luis Díaz, Minor Rodríguez, Luis Fallas, viceministro de Planificación Nacional y Manuel Retana, en conferencia de prensa.

Gilbert Charpentier, José Luis Díaz, Minor Rodríguez, Luis Fallas, viceministro de Planificación Nacional y Manuel Retana, en conferencia de prensa.

El bambú les plantea una oferta diferente. El proyecto no apunta de sustituir cultivos, sino a complementar los ya existentes, sembrando bambú en los terrenos deforestados, junto a los ríos y quebradas, en los terrenos más hostiles a la producción agrícola y ganadera.

Los líderes del proyecto –productores y representantes de las diversas instituciones públicas involucradas- se están reuniendo, durante los días de ayer y hoy, miércoles 21 de abril de 2016, en el Segundo Seminario de Bambú Guadua de Costa Rica, analizando los avances que se han tenido y las proyecciones inmediatas, en el campus de Pérez Zeledón de la Universidad Nacional.

Se está en los pasos previos a la instalación de una planta industrializadora, en la Región Brunca, que servirá para producir laminados, pisos, paneles, esteras, pulpa, papel, muebles, entre otros, que se habrían de convertir en el sustituto ideal para la madera talada sustraída a los bosques, los productos sintéticos y calizos y las estructuras metálicas.

Productores y funcionarios públicos participan en el Segundo Seminario Nacional de Bambú, en Pérez Zeledón.

Productores y funcionarios públicos participan en el Segundo Seminario Nacional de Bambú, en Pérez Zeledón.

Las instituciones involucradas en el proyecto (Mideplan, MAG, INA, CNP, UNA, Bambucoop y Banco Popular) destacan, entre las mil y una bondades del maravilloso bambú gigante, que es capaz de almacenar 30 mil litros de aguja por hectárea (para luego irla liberando durante el verano); evita la erosión del terreno; es altamente rentable (más que otros productos agrícolas); genera ingresos adicionales; capta aceleradamente el carbono… y hasta es un exquisito complemento gastronómico.

Luis Fallas, viceministro de Planificación Nacional y Política económica, destaca que el bambú, además, permite impulsar y promover el crecimiento de pequeños y medianos agricultores organizados en núcleos de producción, como una alternativa organizada, rentable y sostenible.

Significa, en otros términos, que la siembra de bambú se está concibiendo en núcleos, a lo largo y ancho de la Región Brunca, de manera que cada núcleo funcione a la manera de un polo de desarrollo.


21 Abril, 2016

Anúnciate Gratis