Asociación pionera del reciclaje al borde de colapso

Acira, Pérez Zeledón

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

A la larga lista dificultades que ha encontrado en el camino, la Asociación Conservacionista Isaías Retana Arias (Acira) suma ahora una nueva calamidad que la tiene al borde de la bancarrota: una sorpresiva deuda millonaria, por servicios de recolección de basura.

La tradicional tarifa de 25 mil colones trimestrales por la recolección de la basura, cobrada por la Municipalidad de Pérez Zeledón a lo largo de los años, saltó repentinamente a una deuda de un millón 859 mil colones, a inicios de año, una cifra inmanejable para la modesta asociación conservacionista.

La Asociación ha funcionado en condiciones modestísimas y ahora se encuentra frente a una deuda inmanejable, por "servicios de recolección de basura".

La Asociación ha funcionado en condiciones modestísimas y ahora se encuentra frente a una deuda inmanejable, por “servicios de recolección de basura”.

Debido a las gestiones para que ese monto (imposible de pagar) sea revisado han ocupado tiempo valioso durante el cual la deuda se disparó a 2 millones 300 mil colones, según informó la artífice de ACIRA y presidenta de la Asociación, María Esther Madriz, en la primera sesión celebrada por el Concejo, en la primera semana del pasado mes de junio de 2016. Un mes después, la  bola de nieve continúa rodando.

En un día como hoy –lunes cuatro de julio de 2016- Madriz considera que la organización se encuentra en un estado de indefensión. El Concejo pasó su queja al alcalde Jeffry Montoya, a quien sus subalternos le indican que esta es la cifra que a Acira le corresponde pagar.

Ha existido, según denuncia Madriz, un inconveniente adicional: la basura generada por Acirano se está (o no se estaba) recogiendo, aunque los encargados municipales decían al Alcalde que sí se estaba haciendo.

Acira tiene la sede en Pedregoso, en el sector noroeste del distrito San Isidro de El General.  Se inició hace veintiún años, con un proyecto denominado “Reciclaje Para Conservar” (RPC).

Durante los primeros años, Acira iba a recoger los desechos de las tiendas y lo reciclable lo iba a vender en San José.

Durante los primeros años, Acira iba a recoger los desechos de las tiendas y lo reciclable lo iba a vender en San José.

Fue creada como una organización sin fines de lucro, para ir a recoger los materiales reciclables en los comercios y las instituciones públicas, seleccionarlos y llevarlos a vender  a San José. Sobrevivió a una temporada de fuerte competencia, cuando surgió una asociación de mujeres dedicada al mismo fin, pero con el franco apoyo de la Municipalidad, que al principio les facilitó medios de transporte.

Ahora, desde hace algunos años, la Municipalidad es líder del reciclaje, en Pérez Zeledón. Adoptó el camino que había abierto Acira, de convencer a los habitantes acerca de la necesidad de separar debidamente los desechos reciclables y reduce a un mínimo la cantidad de desechos que son enviados a una planta de tratamiento ubicada en Miramar de Montes de Oro, provincia de Puntarenas.

Con Acira comenzó a cambiar el concepto generaleño del reciclaje, pero ahora sólo cuenta con el aporte de los ciudadanos que llegan hasta el centro de acopio –ubicado junto a la entrada del Colegio Técnico Ambientalista Isaías Retana Arias- a dejar los materiales reciclables.

Esa labor, ahora, también la viene realizando la Municipalidad, con la ventaja (para la Municipalidad y también para Acira) de que en Pérez Zeledón se han establecido empresas de acopio donde compran los materiales reciclables, sin tener que ir a venderlos en San José.

La basura que produce Acira proviene de la labor de limpieza de los desechos reciclables. (La imagen es sólo para ilustración).

La basura que produce Acira proviene de la labor de limpieza de los desechos reciclables. (La imagen es sólo para ilustración).

La Asociación Conservacionista Isaías Retana Arias se fundó en el año 1995 con el fin general de promover la conservación, protección y desarrollo sostenible de los recursos naturales y humanos en Pérez Zeledón y promovió la creación de una institución educativa experimental de carácter ecológico y conservacionista, proyecto que se materializó en 1999 con el Colegio Ambientalista Isaías Retana Arias (CAIRA), ahora transformado en CTP.

Abrió el camino; inició el proceso de sensibilización y educación de los generaleños; construyó, con donaciones, una planta física; y ahora está acorralada.


4 Julio, 2016

Anúnciate Gratis