Asociación Pezeteros llega a quien lo necesita

Imagen: Asociación Pezeteros llega a quien lo necesita

Una vez más esta organización realizó una noble causa

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net

La Asociación Pezeteros junto con Victoria de Jesús y su madre Maritza Abarca

Lo que de verdad importa en esta vida son los hechos, no las palabras. Eso lo tiene claro la Asociación Pezeteros, la cual se ha abocado a colaborar con los más necesitados del cantón desde hace tres años que se cimentó como organización.

Y como muestra un botón: la recaudación de fondos mediante la realización de actividades para niños y jóvenes de escasos recursos, huérfanos, con discapacidad, entre otros, ha sido la consigna de la Asociación, que busca brindar esa mano amiga a quienes viven en condiciones adversas.En esta oportunidad, el apoyo fue para la niña Victoria de Jesús Fonseca Abarca, de dos años y siete meses, a quien se le entregó un coche plegable especial, pues ella presenta una hidranencefalia, acompañada de una parálisis cerebral.

La Asociación Pezeteros, en compañía de Carmen Tenorio, comerciante generaleña, quien colaboró en la recaudación de fondos para el coche, se apersonó a la humilde vivienda de la niña, ubicada en barrio Las Lagunas, de Daniel Flores, Pérez Zeledón, donde doña Maritza Abarca Umaña, madre de la menor, los recibió con gratitud y alegría.

Maritza Abarca nunca se separa de su hija. Este es el coche que será de gran utilidad para Victoria de Jesús

Doña Maritza narró la conmovedora historia de su hija: “Desde que tenía cinco meses de embarazo los médicos me dijeron que mi chiquita vendría al mundo con ese problema. Cuando nació, me volvieron a decir que no tenía esperanzas de vida y… véala donde está. ¡Es que mi Dios es tan grande!”.

Esta madre, de 43 años, depende de la ayuda que le brinda el padre de la menor, y ahora abrió un pequeño negocio en su casa porque quiere trabajar para salir adelante y darle a su hija calidad de vida. Además de Victoria de Jesús, tiene dos hijos mayores.

Doña Maritza comentó que su hija convulsiona hasta 15 veces al día, por lo que requiere de un cuidado continuo. “A través del tiempo uno va aceptando la enfermedad de ella, pero es muy duro. Por dicha la ayuda psicológica que me brindan en la Clínica de Cuidados Paliativos es muy grande”, acotó.

Agregó que el día a día con Victoria de Jesús es maravilloso, glorioso. “Yo como mi hija disfruto cada momento… hasta cuando me regala una sonrisa. El cambiarla, el darle de comer y el acostarla encima de mi pecho es mi sustento y abrigo. Sin ella yo no me veo. Yo siento que si ella me falta… seguro también yo me muero. Mi hija me enseñó a vivir. Me siento afortunada al tenerla”, afirmó.

Yocasta Corrales, junto con Cristian Ceciliano, miembros de la Asociación Pezeteros

Ayudar, ayudar. De acuerdo con Cristian Ceciliano, presidente de la Asociación Pezeteros, el fin es ayudar a las personas que están en una difícil condición. Es por ello que promueven conciertos y otros eventos para lograr el objetivo.

Esta vez no fue la excepción, pues el coche plegable, cuyo costo es de 2.000 dólares, se adquirió gracias a los fondos que se recaudaron del concierto de rock que hubo en noviembre del año anterior en el salón El Prado, aunado al aporte del Club de Leones y del comercio del cantón.

“Tal vez uno no tenga la capacidad económica, pero conoce gente que sí la tiene y que está esperando que la lleguen a buscar” acotó Ceciliano.

Carmen Tenorio, fue el contacto entre la Asociación y doña Maritza. Ella tocó puertas en el comercio generaleño con el fin de alcanzar la suma necesaria para la compra del coche. Y no solo eso, producto de esa gestión, se le dieron pañales, leche y un incentivo económico extra para que doña Maritza viaje a San José con Victoria de Jesús a las citas en el hospital.

Sobre la enfermedad. La hidranencefalia es una de las malformaciones cerebrales que se presenta desde el final del tercer trimestre de gestación hasta los 2 años de edad. Es una condición poco común en la cual los hemisferios cerebrales no están presentes y son substituidos por sacos llenos de líquido cerebroespinal.

Un bebé con hidranencefalia puede parecer normal al nacer. El tamaño de la cabeza y los reflejos espontáneos del niño tales como aspirar, tragar, llorar y el movimiento de los brazos y las piernas pueden parecer todos normales. Sin embargo, unas semanas después el niño comienza a sentirse irritable y muestra un aumento en la tonicidad o firmeza del músculo.


19 enero, 2010

Anúnciate Gratis