Alegría a medias con la Banca de Desarrollo

Pymes

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

L
a aprobación de la Ley de Reforma a la Banca de Desarrollo, que se dio ayer en segundo debate, fue recibida en Pérez Zeledón con una sonrisa a medias, porque se está iniciando otra batalla en las instancias legislativas en torno a la Ley de Recurso Hídrico.

La Banca de Desarrollo, concebida como un instrumento crediticio que verdaderamente llegará a brindar facilidades a los pequeños productores del país, fue esperada durante veinte años y se aprobó ayer, jueves nueve de octubre de 2014.

Los agricultores han esperado durante años las oportunidades de la Banca de Desarrollo.

Los agricultores han esperado durante años las oportunidades de la Banca de Desarrollo.

Es un hecho que el presidente Luis Guillermo Solís la va a sancionar y que se le publicará a la mayor brevedad en La Gaceta. Su promulgación es el resultado de una “batalla campal” emprendida por el ex diputado Gustavo Arias Navarro, hace tres años, contra los grandes intereses capitalistas.

Su vigencia permitirá, en principio, que cientos de miles de pequeños productores -dueños de pequeñas y medianas empresas- tengan acceso a créditos blandos, sin engorrosos trámites burocráticos y sin la demanda de garantías que ellos no pueden aportar. Y es de esperar que, en principio, los créditos nunca lleguen a la mitad de las tasas pasivas usuales de la banca comercial.

Es una contradicción, ejemplifica Luis Román Chacón, secretario de la Unión de Trabajadores Independientes y Actividades Varias (Upiav), que los bancos comerciales ofrezcan créditos al siete por ciento de interés para la compra de carros y que cobren el once por ciento a los agricultores que quieren producir.

Miles y miles de pequeños productores se verán beneficiados.

Miles y miles de pequeños productores se verán beneficiados.

Los promotores de la reforma a la Ley ven en la Banca de Desarrollo el motor que están necesitando los pequeños y medianos productores para desarrollar sus proyectos, crear fuentes de empleo y generar riqueza. En Pérez Zeledón, los facilitadores serían el Banco Nacional de Costa Rica, Credecoop (brazo financiero de CoopeAgri) y a futuro, una cooperativa financiera integrada por asociados a la poderosa Upiav.

Pero un nuevo dilema se presenta ahora, porque la Sala Cuarta declaró como inconstitucional un artículo del proyecto de Ley del Recurso Hídrico, en lo relacionado con el terreno que los agricultores deben proteger alrededor de las nacientes de agua.

Los terrenos cultivables se reducirían considerablemente.

Los terrenos cultivables se reducirían considerablemente.

El proyecto establecía en 20 metros las áreas de protección, alrededor de cada naciente; pero, en el sentido inverso, hay una tendencia conservacionista que alega “derechos humanos” para que los sectores protegidos sean de 100 metros, algo que los agricultores consideran contrario a sus intereses, porque les estarían cercenando sus tierras de cultivo hasta niveles inconcebibles.

Esta circunstancia llevó a los dirigentes de grandes organizaciones del agro, como las Cámaras de Agricultura, la Mesa Nacional,  Upanacional y la Upiav, e, inclusive, la Cámara de Exportadores de Costa Rica, a integrarse en un gran frente denominado Alianza Nacional Agropecuaria (ANA), para que los intereses proteccionistas no asfixien a los agricultores.

Luis Román Chacón dijo hoy que el lunes entrarán en conversaciones con los jefes de fracción de los partidos políticos que tienen representación en la Asamblea Legislativa y que, de no prosperar sus iniciativas, van a iniciar un proceso de presión en las barras legislativas.


10 octubre, 2014

Anúnciate Gratis