¡Agua de pipa fría!

Imagen: ¡Agua de pipa fría!

Empunchado personaje vende sus cocos con humor y alegría

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net

Don Marcos vive con optimismo y sabe cómo ganarse a sus clientes

Marcos Monge Jiménez no le pone obstáculos a la vida y muy fajado se las ingenia siempre para hacer su cinquito. En el pasado Festival de Delfines y Ballenas en Uvita de Osa, lo encontramos vendiendo agua de pipa, bien fría, apenas para saciar la sed.

“Con el calor que hace en la costa, no hay nada mejor que refrescar la garganta con esta bebida natural, que por cierto es muy rica y saludable”, indicó este elocuente comerciante.Don Marcos tiene 70 años de edad, no obstante se siente como un muchachillo de 20, pues lleva una vida cimentada en pura alegría.

Aunque ahora reside en San Carlos, por muchos años radicó aquí en la zona sur, donde se dedicó a la agricultura y a la pesca artesanal.

Nació Oricuajo de Tronco Negro, en el cantón de Turrubares, pero desde muy niño buscó la forma de ayudar al hogar y tener su propia platita.

Con pericia pela los cocos

Este personaje procreó 10 hijos y tiene un montón de nietos y bisnietos. Afirmó que está separado de su esposa porque “hubo un tiempo en el que ya no tuvieron más dulce”.

Sin embargo, pese a las adversidades de la vida este “pipero” no le pone mala cara a nada y con humor ofrece el producto que, con total pericia, pela a sus clientes.

Secreto del coco. Don Marcos dijo que una manera de que la pipa coseche rápido es hacer un hueco y sembrar el árbol de coco con vista al sol, para que pronto germine la producción.

Para este caballero vender agua de pipa es un buen negocio, el cual bonifica con fina atención a sus clientes. “Si no los atendemos bien ellos no se van agradecidos ni entra nada a nuestras arcas”, contó nuestro personaje, mientras contaba chistes y nos pelaba el coco fresco.

 


8 septiembre, 2009

Anúnciate Gratis