Adoquinado de la plazoleta sufre un revés en el Concejo

Plazoleta San Isidro.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net  

U
na propuesta de convenio entre la Municipalidad de Pérez Zeledón y la empresa Pedregal –considerada en principio como un negocio redondo para los generaleños- tuvo un revés, primero en la comisión municipal de asuntos jurídicos y luego en el seno del Concejo.

Los regidores Manuel Alfaro y David Guevara suscribieron un dictamen de mayoría en  que argumentan razones legales para desautorizar el convenio; y la propuesta fue desechada, a fin de cuentas, con los votos de los propios regidores Alfaro y Guevara, más el de Fernando Umaña, Roy Mora y Kemly Jiménez, conforme se establece en una acta de sesión extraordinaria que quedó en firme el martes de la presente semana, cuatro de marzo de 2014.

Se gesta un proyecto para que el antiguo matadero sea utilizado en la selección de los desechos.

Se gesta un proyecto para que el antiguo matadero sea utilizado en la selección de los desechos.

El traspié de la iniciativa obliga a la Administración a replantear la propuesta, encuadrándola en un marco legal más claramente definido e insertándole una pormenorización de los contenidos del convenio, para intentar, de nuevo, avanzar sobre el proyecto.

En lo fundamental, el convenio  fue una iniciativa de la empresa Pedregal, en que ofrece a la Municipalidad una serie de beneficios a cambio de que le permita utilizar una franja de terreno, de la finca de Las Juntas de Pacuar donde funcionó el matadero municipal, para el acceso de su maquinaria a un tajo ubicado justamente detrás de la propiedad municipal.

A cambio de que se le permita hacer y utilizar un camino que bordea parte de la finca municipal, Pedregal ofrece darle mantenimiento a la finca (de siete hectáreas) y al edificio del matadero (que ha estado en desuso) y adoquinar, por añadidura, la deteriorada calle que sirve de plazoleta entre el parque y la catedral de San Isidro de El General.

La plazoleta, ubicada en el propio corazón de San Isidro.

La plazoleta, ubicada en el propio rostro de San Isidro.

La oferta se perfila como un negocio redondo para la Municipalidad, porque se evitaría estarle dando mantenimiento a una finca (de siete hectáreas) inútil, habilitaría el edificio del matadero (que ha estado en desuso y demanda gastos en vigilancia) como planta para la selección de desechos y conseguiría el embellecimiento de la plazoleta, horrible, pero que sirve de escenario para exposiciones y actividades masivas y de puente entre el emblemático parque de San Isidro y la catedral, el más grande monumento arquitectónico de Pérez Zeledón.

Pedregal, como su nombre lo sugiere, tiene entre sus actividades la explotación de la piedra,  y se encuentra en competencia a la también poderosa Quebradores del Sur, empresa establecida desde hace décadas en Pérez Zeledón. Se reserva el derecho de que le paguen por todas las inversiones, en caso de que la Municipalidad llegue a utilizar toda la finca, incluyendo el camino, durante el término del convenio.

Así es ahora el antiguo botadero de basura de Cocorí. Todo intento por encontrar soluciones topa con obstáculos.

Así es ahora el antiguo botadero de basura de Cocorí. Todo intento por encontrar soluciones topa con obstáculos.

Los regidores que suscribieron el dictamen de mayoría consideran que el borrador de convenio “…hace referencia a una serie de normas, legales y reglamentarias, en una forma muy general; sin indicar concretamente cuáles normas legales y reglamentarias otorgan la posibilidad legal de suscribir convenios de esta naturaleza”.

Ambos regidores –Alfaro y Guevara- determinan que “… ante las dudas que presenta este convenio específico, solamente en la cláusula primera y sin analizar las demás de su contenido: Esta comisión recomienda, al Concejo Municipal, desechar la posibilidad de firmar una contratación tipo convenio específico de cooperación mutua con la Empresa Pedregal S.A”.

Más específicos, Alfaro expresó que “aunque se quiera revestir como un convenio es una contratación”; y Fernando Umaña pone énfasis en que “no pueden embargar una propiedad tan preciosa, sencillamente porque otra empresa privada la necesita, por lo que la planta de transferencia se puede financiar sin comprometer tales terrenos”.


6 marzo, 2014

Anúnciate Gratis