Adéntrese en los laberintos de Topolandia

Imagen: Adéntrese en los laberintos de Topolandia

Museo arqueológico subterráneo en San Pedro de Pérez Zeledón

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net

Topolandia la conforman ocho entradas que se unen y forman un laberinto de más de 200 metros. (imágenes facilitadas por Manuel Barrantes).

A 25 minutos de San Isidro de El General, en el  distrito de San Pedro, se encuentran las cavernas Topolandia, el primer museo arqueológico subterráneo que se conoce en Costa Rica.

Para llegar, solo basta desviarse de la Interamericana, contiguo al puente sobre el río San Pedro y a pocos metros se topará con estas peculiares cuevas producto de la ingeniosa imaginación de su creador, Manuel Barrantes.Topolandia está debajo de la casa de donde Manuel y desde hace seis años este escultor ha venido excavando día y noche a puro pico y pala para dar forma a la estructura que envalentona su mente.

Él, narró que la tierra al principio la sacaba en baldes, luego en carretillo y que en más de ocasión se topó con una enorme mole que fue esculpiendo o dejando de lado, por lo que ahora es común ver en los pasadizos pintorescas figuras de alegóricas series de televisión como los Picapiedra, que gobiernan los muros de ese gran laberinto.

Manuel Barantes creador de Topolandia.

Barrantes cuenta que la idea la trajo de Sudamérica, pues durante su juventud se fue de mochilero por varios países de esa porción del continente, donde aprendió mucho de la cultura autóctona.

“Cuando tenía 18 años me quise aventurar solo; tomé Ticabus a Panamá, me fui en avioneta a Colombia y anduve por Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina; crucé los Andes y en las partes desérticas vi cómo los lugareños vivían en cuevas, por lo que desde ese momento me propuse a hacer aquí mi mansión ecológica subterránea, muy a mi estilo”, contó.

En las paredes se ven pinturas alegóricas a conocidas series de televisión.

Topolandia la conforman ocho entradas que se unen y forman un laberinto de más de 200 metros de recorrido. Cuenta con tres habitaciones, recintos con animales disecados, antigüedades, esculturas talladas a mano, salas de descanso y relajación, entre otros atractivos.

Además, tiene peceras con agua llorada de la cueva, sala de sesiones para 25 personas, soda rústica, pozo de agua cristalina y salida al río.

De acuerdo con Barrantes, como el museo ahora es visitado por muchas personas a diario, se facilitan los recursos para agrandar más los recintos, porque afirma, que la caverna aún, no ha sido terminada.

La entrada a Topolandia cuesta 2 mil colones, adultos, y 1 mil colones los ni ños. El museo está abierto todos los días.


15 julio, 2011

Anúnciate Gratis