Acuerdo para uso del Estadio sería una salida provisional

Palacio Municipal de Pérez Zeledón.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

E
l acuerdo que puedan tomar los dos equipos generaleños de la primera división sobre el uso compartido del Estadio de Pérez Zeledón tan sólo sería una medida provisional, porque al Pérez Zeledón sólo le quedan dos meses para seguirlo administrando.

Los dirigentes de ambos equipos se volvieron a reunir, después de que, en agosto de 2014, el As Puma decidió utilizar otros recintos, como sede, por considerar impropio que la Asociación Deportiva Municipal de Pérez Zeledón le exigiera que abandonara la lucha por despojarla de la administración del Estadio.

Wilberth Ureña y Fernando Umaña, en la mesa de conciliación.

Wilberth Ureña y Fernando Umaña, en la mesa de conciliación.

Pero la decisión fue devastadora, por los altos gastos en viáticos y la imposibilidad real de movilizar aficionados que los apoyen desde las graderías y económicamente. Comentaristas deportivos destacaban, en un partido que se jugó en el presente mes de setiembre entre los dos equipos generaleños, en Cartago, que la suma de aficionados que pagaron el boleto andaba en los dieciséis.

Este conflicto por el uso del Estadio, que el Pérez Zeledón ha utilizado durante más de veinte años, ha sido considerado –a título general- por personalidades de otros ramos del quehacer local, como ridículo, absurdo y sintomático de la descomposición socio política que está sufriendo la comunidad generaleña que la incapacita para tomar acuerdos de alguna importancia.

En los años más recientes, el Estadio ha sido administrado por el Pérez Zeledón, de conformidad con los términos de un convenio suscrito en 2008, que contiene vicios de nulidad, según la Auditoría Municipal, el abogado de la Administración Municipal y la Contraloría General de la República.

Pero la Administración del Pérez Zeledón sostiene que tiene un derecho adquirido a lo largo de años, y la del As Puma defiende que también lo tiene, por ser una empresa establecida en el cantón, que paga impuestos y contribuye en una labor social importante, porque está dando trabajo a muchas familias y formando niños y jóvenes en el deporte.

Un estadio y dos equipos.

Un estadio y dos equipos.

Esta disputa trasciende hasta hoy, aunque se mantengan conversaciones que pueden conducir a un acuerdo entre los dirigentes de ambos equipos, si se aprecia en las redes sociales la crítica cáustica contra la alcaldesa Vera Corrales, “por no haber acatado una disposición emitida desde hace más de un año, por la Auditoría de la Municipalidad”.

En respuesta al dictamen de la Auditoría, cuyos términos fueron confirmados por el abogado Jimmy Arias, la Alcaldesa se comprometió a cumplir con el mandato de realizar los trámites para la rescisión del convenio, hace más de un año.

Ella responde que lo hizo, de la manera en que le correspondía: informarle al Concejo que debía rescindir el contrato, porque esa es una potestad única y exclusiva de los regidores.

German Chinchilla, en una de sus mil gestiones para acceder al Estadio Municipal.

Marvin Chinchilla, en una de sus mil gestiones para acceder al Estadio Municipal.

En la búsqueda de soluciones, durante las reuniones más recientes de los representantes de ambos equipos, ha estado intercediendo la Comisión de Cultura y Deportes de la Municipalidad, con la particularidad de que está integrada por tres regidores que son conciliadores: Roy Mora, Fernando Umaña y Wilberth Ureña.

Se habla sobre la posibilidad de que el acuerdo para que ambos equipos utilicen el estadio, como cancha sede, se dé de aquí a la próxima semana. Pero viene el segundo capítulo de la historia: al Pérez Zeledón sólo le quedan dos meses como administrador del Estadio (el acuerpo para rescindir el convenio fue adoptado por siete de los nueve regidores el 19 de agosto).

De llegar el Pérez Zeledón a ceder la administración, ésta le correspondería a la Municipalidad, entidad que no está preparada para hacerlo, porque se estima que no tiene personal con experiencia y porque no está contemplado, en el presupuesto municipal, un rubro específico para ese efecto.

En el audio, la alcaldesa Vera Corrales explica que la decisión sobre el uso del estado es potestad de los regidores:

[soundcloud url=”https://api.soundcloud.com/tracks/168437750″ params=”color=ff5500&auto_play=false&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false” width=”100%” height=”166″ iframe=”true” /]


19 septiembre, 2014

Anúnciate Gratis