225 romeros salieron de Pérez Zeledón

Imagen: 225 romeros salieron de Pérez Zeledón
Miles de fieles de todo Costa Rica caminan hacia la Basílica de Los Ángeles cada 2 de agosto.

Xinia Zúñiga Jiménez
[email protected]

Olger y Deily esperan con ansias un hijo; Custodio agradece
su recuperación después de ser operado de la próstata;
María del Carmen está feliz porque su madre ya está bien
de salud y Edith ganó matemáticas de bachillerato.

Estas personas son de diversas comunidades de Pérez
Zeledón y su promesa o agradecimiento hacia la Virgen de Los Ángeles
también es diferente, pero tienen algo muy en común: la fe.
225 romeros salieron el pasado 29 de julio de la Catedral
de San Isidro de El General en Pérez
Zeledón
hacia la Basílica de Los Ángeles en Cartago,
en donde esperan cumplir diversas promesas por favores concedidos de la “Negrita”
o simplemente por agradecimiento al tener salud, trabajo o una buena familia.

El recorrido tarda alrededor de cuatro días. Niños,
jóvenes, adultos y personas de avanzada edad se observaban motivados
de hacer la caminata, algunos por primera vez y otros por devoción
desde hace ya muchos años.

DESEAN UN HIJO


Olger Vilchez Bermúdez

Olger Vilchez Bermúdez de Las Esperanzas de San Pedro
y su esposa Deily Campos Hernández, el pasado 15 de mayo cumplieron
6 años de casados y aún no han podido tener un hijo; por ese
motivo Olger participa en la romería este año desde Pérez
Zeledón hasta Cartago, para que la Virgen les haga el milagro de ser
padres.

“Esta es la sétima vez que participo en la
romería, y durante dos años no fui por ninguna promesa en especial,
pero este año el motivo es para que la virgencita interceda al Padre
y nos regale un hijo”, manifestó don Olger a este sitio, minutos
antes de emprender la caminata.

Agregó que de las seis veces de participar en la
romería, en una ocasión el frío fue uno de los obstáculos
más difíciles que enfrentaron, pero asegura que Dios les dio
fortaleza para terminar el recorrido.

“Ir a la romería vale la pena, es algo muy
lindo que no se puede explicar, hay que ir para darse cuenta lo que se siente”,
manifestó Vilchez Bermúdez.

OPERADO DE LA PRÓSTATA


Custodio Beita Henrich, junto a su sobrino Olman Beita

A sus 64 años de edad, el señor Custodio Beita
Henrich participa por primera vez en la romería hacia Cartago. Él
es vecino de Las Esperanzas de San Pedro y después de estar internado
en el Hospital San Juan de Dios, le hizo una promesa a la Virgen de Los Ángeles,
de que si quedaba bien hacía el recorrido a pie, para ir a agradecer
su recuperación.

Este sexagenario hombre es viudo, padre de siete hijos y
vive con su madre Lastemia Henrich, quien asegura le deseó mucha suerte
durante el viaje, el cual realizó en compañía de su sobrino
Olman Beita.

GANÓ MATEMÁTICAS

Muchos estudiantes de secundaria no han obtenido su título
de bachiller por falta de una materia que siempre da muchos problemas como
lo es Matemáticas, y en el caso de la joven Edith Badilla, vecina del
Barrio Brasilia, no fue la excepción, ya que esta era la tercera vez
que presentaba la materia.

Sin embargo, Edith no quiso apostar al dicho “la tercera
es la vencida” y quedarse ahí, sino que le pidió a la
Virgen de Los Ángeles que le ayudara a graduarse y que le cumplía
la promesa de ir desde Pérez
Zeledón
hasta Cartago a pie en la tradicional romería.

“Estoy muy contenta porque la virgencita me cumplió
el favor y ahora me toca cumplir a mí con la promesa que le hice”,
expresó mientras se dirigía a la Misa de bendición que
se realizó en la Catedral de San Isidro de El General.

MI MADRE SE CURÓ


María del Carmen Sáenz (blusa blanca), con su cuñada y
la hija de su patrón.

No quiso entrar en detalles, pero lo cierto del caso es que en noviembre
del año pasado la madre de María del Carmen Sáenz, vecina
del Barrio Los Pinos, estaba enferma y ella le hizo una promesa a la Virgen
de los Ángeles para que se recuperara y así fue.

“Mi madre estuvo enferma y la Virgen de los Ángeles
me hizo el favor. Voy a la romería con mi cuñada y la hija de
mi patrón; tengo un poco de miedo por la pasada del Cerro de la Muerte,
pero vamos bien preparadas con buenos abrigos”, expresó María
del Carmen.

EL RECORRIDO

Según explicó a este sitio, Marvin Hernández
Delgado de la Comisión de Romeros de Pérez Zeledón, el
recorrido se inicia en San Isidro de El General el 29 de julio a las 7:00pm
y entre las 7 y 7:30am del 30 llegan a Villa Mills, luego de ahí parten
a las 12 mediodía y llegan entre la 1 y 2:00 a.m. del 31 a Cañón
de donde salen a las 12 mediodía para San Isidro de El Tejar, recorrido
que tarda entre 10 y 12 horas para llegar hasta la Basílica de Los
Ángeles en Cartago.

“La romería en Pérez Zeledón
tiene unos 15 años de realizarse y la Comisión de Romeros lleva
las maletas en un camión debidamente identificadas; además llevamos
medicinas y también contamos con el apoyo de la Cruz Roja”, informó
don Marvin.

Agregó que durante el recorrido ofrecen masajes,
agua, café y hasta una aguadulce para calmar el frío de El Cerro
de La Muerte, la parte más difícil del recorrido.

En cuanto a los problemas más comunes que se presentan
durante la romería, dijo que los comunes como lesiones leves en los
pies, quemaduras, cansancio y especialmente se les dificulta la calles pues
es muy estrecha y pasan muchos camiones que no permiten el tránsito
de grupos muy grande, lo que hace más lento el recorrido.

ES MUY LINDO SERVIR

Con respecto a su experiencia personal, don Marvin, quien
es vecino de Villa Ligia, reveló que esta es la sexta vez que participa
en la romería y que aunque ha necesitado ayuda durante el trayecto,
le llena mucho poder ayudar a quienes necesitan apoyo.

“Desde que nacemos somos triunfadores y considero
que Dios nos da mucho y nosotros le damos muy poco. Una de las cosas lindas
en la vida es poder servirle a quien nos necesite”, finalizó
Hernández Delgado.

FE HACIA LA “NEGRITA”

En Costa Rica, a través de los siglos, se ha venerado a la Virgen
María con la advocación de Nuestra Señora de los Ángeles,
a la que cariñosamente el pueblo costarricense llama “La Negrita”

HISTORIA DEL HALLAZGO.

Cuenta la historia y la tradición, que en la mañana del 2
de agosto de 1635, una jovencita llamada Juana Pereira, vecina del Barrio
Los Pardos o La Gotera, localidad de la provincia de Cartago, andaba buscando
leña para cocinar los alimentos, cuando encontró sobre una piedra
donde nacía un manantial de agua cristalina, una “muñequita”
de piedra con un niño en sus brazos, la que como es de esperar, se
llevó para su humilde hogar.

En la tarde de ese mismo día, al ir otra vez al bosque, se sorprende
al encontrar sobre la misma piedra la misma imagencita de la mañana.
Creyendo ella que era otra “muñeca”, muy contenta se la lleva
para su casa; sin embargo, al llegar a su hogar, nota que la otra imagen no
está en el lugar en el que ella la había dejado.

Al día siguiente, le volvió a suceder lo mismo, por lo que
asustada, fue a la casa del sacerdote del lugar, padre Alonso de Sandoval,
a entregarle la imagen y notificarle lo sucedido. El padre guarda la imagen
en una caja y se desentiende del asunto, sin embargo, al día siguiente
cuando la fue a buscar, ya no estaba en la caja.

Juana, al ir de nuevo a recoger leña, se vuelve a encontrar la imagen
y corre donde el padre Sandoval. Este junto con algunos curiosos, decide tomar
la imagen y en procesión llevarla hasta la iglesia de la localidad
y guardarla en el sagrario.

Al día siguiente, al abrir el sagrario nota que no está la
imagen, por lo que de inmediato se va a la histórica piedra y ahí
la encuentra, comprendiendo que ese acontecimiento era algo sobrenatural y
que en esa imagen, estaba representada la Virgen María y que Ella deseaba
estar en ese lugar, por lo que se propusieron construir una ermita.

La imagen mide alrededor de 20 centímetros, es de una combinación
de diferentes materiales como roca volcánica, grafito y jade. Su color
es negro, de ahí el por qué se le llama cariñosamente
“La Negrita”. Es de cara redonda, ojos achinados, nariz y boca pequeña.
En su brazo izquierdo tiene al Niño Jesús quien descansa sobre
su pecho con la mano derecha levantada en actitud de bendecir. Ambos se miran
uno al otro.

Hoy en día la imagen está en el altar de la Basílica
de Cartago, colocada sobre un pedestal que semeja un medio mundo, se levanta
una azucena con 6 pétalos en cada uno de los cuales posa un pequeño
ángel. Sobre la azucena descansa una media luna y frente a ella un
serafín con las manos levantadas en actitud de sostener el manto que
cubre a la Virgen.

Sobre la cabeza se le ha puesto una corona rodeada de estrellas. En la base
del pedestal está el escudo de Costa Rica y el escudo de Cartago. En
total, la imagen y sus adornos miden un metro de alto. La idea fue representar
lo que nos dice Apocalipsis 12, 1 “Apareció en el Cielo una gran
señal, una mujer vestida con 12 estrellas sobre su cabeza y la luna
bajo sus pies”.

El nombre se le dio porque el 2 de agosto, día del hallazgo, la orden
franciscana venera a su patrona Santa María de los Ángeles,
sin embargo, anteriormente se le habían dado otros nombres, siendo
el primero de ellos, Virgen Morena (por su color), luego se le llamó
La Virgen de los Pardos por haber sido hallada en ese lugar.

En 1782 los habitantes de Cartago la proclaman como su patrona y entonces
se le llamó Reina de Cartago. El 24 de septiembre de 1824, por decreto
de las máximas autoridades políticas del país, se declaró
a la Virgen de los Ángeles, Patrona oficial de Costa Rica.

Los costarricenses muestran su devoción a la Reina de los Ángeles,
de varias formas, siendo la más llamativa, la “romería”,
que consiste en una caminata que se realiza el día primero de agosto,
mayormente desde San José (capital de Costa Rica) hasta el santuario
en Cartago, caminata de aproximadamente 22 kilómetros, sin embargo,
hay devotos que recorren la distancia desde su lugar de residencia, por lo
que muchos caminan desde lugares muy distantes y empiezan varios días
antes.

El año pasado, se calcula que efectuaron la romería 800.000
personas. Otra común manifestación es ir de rodillas desde la
entrada del templo hasta el altar. Diariamente se pueden ver niños,
jóvenes, familias enteras, efectuando esta práctica como señal
de agradecimiento a la Reina de los Ángeles por un favor obtenido.

En su santuario se puede visitar la famosa piedra del hallazgo y recoger
agua de la fuente. El día 2 de agosto se acostumbra celebrar en la
explanada de la Basílica, una misa solemne con la presencia del Arzobispo
de la Diócesis, decenas de sacerdotes y autoridades gubernamentales
como el Sr. presidente de la República de Costa Rica y muchos de sus
ministros así como gran cantidad de fieles.


1 Agosto, 2005

Anúnciate Gratis