En 2015 no todo fue sombrío; solo la Municipalidad

Auditorio Complejo Cultural de Pérez Zeledón.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Si se le comparara con los años recién pasados, 2015 debería tenerse como un período con algunos apuntes favorables  y, si se quiere, con ciertos asomos esperanzadores, para los habitantes de Pérez Zeledón. Si hay alguien quedó en deuda, ésta fue la Municipalidad.

Durante 2015 hubo apuntes esperanzadores, mas por iniciativas de la empresa privada.

Durante 2015 hubo apuntes esperanzadores, mas por iniciativas de la empresa privada.

Contribuyen a formar este concepto algunas acciones gubernamentales, las iniciativas privadas y, por supuesto, los deportistas.  A los éxitos alcanzados por los atletas hay que sumar una serie de acontecimientos relacionados con el mejoramiento de las condiciones productivas del sector agroalimentario y del turismo; de organizaciones conservacionistas, acciones de la Iglesia Católica y una evolución sustancial en la atención de la salud.

Muchas noticias relacionadas con estos acontecimientos –quizás la mayoría- no son atractivas para el lector medio; pero la mayoría corresponden a temas son de importancia vital para el desarrollo económico, social y espiritual de los generaleños.

Incluimos, en este artículo, la primera de tres partes, de un resumen de los acontecimientos de mayor trascendencia, ocurridos en Pérez Zeledón, durante el año que está por terminar. Primero, el Ayuntamiento (conformado por el Concejo y la Alcaldía) por ser la entidad en torno a la cual deberían girar todas las cosas relacionadas con el bienestar de los generaleños.

Cementerio de proyectos

El año no podía empezar peor, a partir de dos situaciones irresolubles a lo interno, que culminaron con la renuncia de la presidenta municipal, María Esther Madriz: un ajuste salarial para los funcionarios de la Administración, que considerado como oprobioso e indignante por la generalidad de los habitantes, y la fijación de los precios de alquiler a los inquilinos del Mercado Municipal.

Ambos generaron conflictos y manifestaciones sociales y ninguno de los dos casos fue resuelto. Se encuentran en análisis, en los tribunales de justicia.

El año empezó con situaciones bochornosas: el aumentazo y un conflicto con los inquilinos del Mercado.

El año empezó con situaciones bochornosas: el aumentazo y un conflicto con los inquilinos del Mercado.

Al sombrío inicio de año, deberán sumarse dos disposiciones del Concejo que daban curso a proyectos de resonada trascendencia y que fueron a parar –en términos de la ex regidora Madriz- al “cementerio de acuerdos municipales”. Ambos fueron conocidos y aprobados por el Concejo, por iniciativa del regidor Wilberth Bonilla.

Uno de ellos era para la emisión de bonos verdes, con la finalidad de financiar un proyecto de compra de tierras para la protección de las cuencas hidrográficas de Pérez Zeledón. En enero, el Concejo concedió a la Alcaldía el término de seis meses para que realizara un estudio de factibilidad y se terminó el año sin escuchar una respuesta.

El otro proyecto era para que la Municipalidad vendiera la idea, a la Federación Costarricense de Futbol, de que Pérez Zeledón estaba interesado y era el terreno ideal para un Proyecto Gol. Pero el acuerdo fue tomado en abril y aunque se habló de crear una comisión que le diera seguimiento, nunca más se volvió a hablar del tema.

Proyectos inconclusos

Sombrío y polvoriento. En enero, la Administración Municipal pidió paciencia a los habitantes de las comunidades ubicadas junto a La Trocha –el viejo camino que sirvió a los colonizadores del Valle de El General para desplazarse hacia la zona sur del país- porque se iban a ver envueltos en un polvazal, debido a los trabajos de mejoramiento de la ruta, que se estaban realizando.

Se anunció la construcción de aceras en San Isidro, pero no se pasó del primer trecho.

Se anunció la construcción de aceras en San Isidro, pero no se pasó del primer trecho.

Se esperaba que la obra estuviera concluida a mediados de año, pero hoy, 30 de diciembre de 2015, la misma noticia se puede publicar con las mismas comas y los mismos puntos. Fue construida la mitad de la obra –desde el barrio Sinaí, en San Isidro, hasta Los Chiles, en Daniel Flores- pero faltó la otra mitad, y los residentes se encuentran sin entradas adecuadas, a sus casas, y padeciendo las dañinas polvaredas del verano.

No menos importante, dada la expectativa que generó su anuncio, fue la reconstrucción de las aceras del casco central de San Isidro de El General. Eran aceras para mejorar la apariencia de la ciudad y facilitar el desplazamiento de los transeúntes.

Pero no se pasó de la construcción del primer trecho, entre el Palacio Municipal y el Vacunatorio y entre el Estadio Municipal y el supermercado Palí (en la ruta al Hospital Dr. Fernando Escalante Pradilla). Seiscientos metros lineales; y hasta ahí el embellecimiento y la humanización de San Isidro.

"Arreglaron" el cielo raso, pero abrieron salidas de aire, ni arreglaron las sillas ni repararon los servicios...

“Arreglaron” el cielo raso, pero abrieron salidas de aire, ni arreglaron las sillas ni repararon los servicios…

Entre los proyectos más visibles, el que más avanzó, quizás, fue el de la remodelación y adecuación del Auditorio Profesor Alfonso Quesada Hidalgo, que ha servido de escenario a las sesiones municipales durante más de cinco años.

Se le instaló un cielo raso de buen ver y con disposiciones para un adecuado mejoramiento de la acústica, y también se mejoró la iluminación, aunque privaron al principal centro de la cultura generaleña de los ventiladores y las salidas de aire caliente. No fue resuelto lo relacionado con el calor que se concentra en el recinto, ni con la reparación de las sillas y los servicios sanitarios.

Proyectos desenterrados

Debieron pasar al menos cinco años, para que la Alcaldía y el Concejo adoptaran iniciativas para poner a caminar dos proyectos trascendentales y urgentes: uno para ir dándole forma al Plan Regulador del Uso de la Tierra (fundamental, para la toma de iniciativas para el desarrollo) y el otro para la construcción de un cementerio.

Cinco años después, se anunció la disposición de un terreno para el cementerio.

Cinco años después, se anunció la disposición de un terreno para el cementerio.

El avance hacia el establecimiento de un Plan Regulador se estancó, cinco años antes, porque ciertos términos concebidos en un proyecto realizado por profesionales universitarios, fueron rechazados de plano por las fuerzas vivas de Pérez Zeledón.

Debido a que el proyecto no fue aceptado, la Municipalidad retuvo el pago que debía hacerle a la Universidad. No fue hasta final del presente año cuando el Concejo dispuso pagar lo que debía, para poder irle dando una forma adecuada a las necesidades y posibilidades de Pérez Zeledón, sobre la base de la propuesta universitaria.

Y el cementerio. En vías de colapso desde hace una década, el cementerio de San Isidro de El General llegó a un punto de saturación que llevó al Concejo a crear una comisión, para que hiciera propuestas, hace cinco años. A la comisión no se le tomó en cuenta y, en su lugar, la Administración Municipal hizo una propuesta, también a finales del presente año, para construir un cementerio de interés social, en una finca de su propiedad ubicada en el barrio La Ceniza.

Corolario

La plazoleta, un puntito a favor de la Municipalidad de Pérez Zeledón.

La plazoleta, un puntito a favor de la Municipalidad de Pérez Zeledón.

Pese a la contrariedad de situaciones bochornosas y absolutamente estériles, que le hicieron perder tiempo valioso, el Concejo dio curso a lo que se podría considerar rutinario (aprobación de presupuestos, aceptación o rechazo de nuevos caminos, nombramientos de juntas de educación, etc.). Y digno de reconocer es que el Concejo (integrado, en principio, por representantes de seis partidos políticos distintos) no bloqueó a la Alcaldesa, (como sí ocurrió hace seis años) en año de campaña política.

Pero el campo de las grandes obras –al menos en las que merecieron aparecer en noticia- el Ayuntamiento de Pérez Zeledón quedó en deuda. Sólo se podría apuntar, a su favor, la construcción de la plazoleta –inaugurada el primero de mayo de 2015- con una feria de emprendedores generaleños.


30 diciembre, 2015

Anúnciate Gratis